Oaxaca, Oax., 08 de agosto del 2011(Quadratín).- Sentir basuritas o arenilla en los ojos, además de presentar inflamación y enrojecimiento, son algunos de los síntomas que evidencian problemas de lubricación del globo ocular, padecimiento conocido como síndrome de ojo seco, común en mayores de 50 años y principalmente en mujeres, señalan especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
Para prevenir estas molestias es recomendable evitar la exposición de los ojos a ventilación directa o que el aire acondicionado incida en dichos órganos, porque dañan el sistema de lubricación natural, explicó el doctor Ernesto Díaz del Castillo Martín, médico adscrito a la Jefatura de División de Oftalmología del Hospital de Especialidades, del Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI.
Añadió que esos factores propician la rápida evaporación de la lágrima y provocan resequedad ocular, por lo que destacó la importancia de acudir a revisión de los ojos por lo menos una vez al año, para detectar estos problemas e iniciar con oportunidad el tratamiento.
El oftalmólogo del Seguro Social dijo que en época de calor aumenta la incidencia de ojo seco, pues el aumento de la temperatura influye para que la lágrima se vaporice con más rapidez, lo cual agudiza la sensación de un cuerpo extraño en el globo ocular.
En el IMSS, estableció, se brinda atención a este problema oftalmológico, de acuerdo con la severidad que presente el derechohabiente. En la mayoría de los casos se prescriben lubricantes artificiales (gotas) para mantener la humedad en la región afectada.
El doctor Díaz del Castillo Martín precisó que el Instituto cuenta con sustitutos de lágrima, cuya eficacia permite reducir la sintomatología y que el paciente regrese a sus actividades cotidianas.
La condición de ojo seco, agregó, es consecuencia natural del proceso de envejecimiento –con el paso de los años disminuye la producción de la lágrima en cantidad y calidad–, y es más frecuente en mujeres adultas por los cambios hormonales, que interfieren en la producción de lágrimas.
Advirtió que de no atender a los síntomas, la condición de ojo seco puede agravarse y llevar a la formación de filamentos y úlceras corneales; se altera la visión y puede haber complicaciones que causen lesiones definitivas, como la cicatrización de la córnea y la respectiva disminución de la agudeza visual.
Comentó que personas con lesiones del nervio facial, del trigémino (nervio más importante de la cara) o con artritis reumatoide, son vulnerables a presentar síndrome de ojo seco, debido a que se pierde la correcta función del párpado que mantiene protegido el globo ocular.
El especialista del IMSS reiteró que la institución ofrece tratamiento y orientación adecuada a los derechohabientes, por lo recomendó acudir con el médico oftalmólogo para ser valorados y recibir atención, en caso de presentar molestias en los ojos.