Oaxaca, Oax., 20 de octubre de 2011 (Quadratín).- La comunidad que integra la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO) celebró la decisión de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, la cual permitirá el recuento de los docentes universitarios y conocer su opinión en torno al paro de actividades que mantiene una fracción del STAUO.
En las diversas Escuelas, Facultades e Institutos de Máxima Casa de Estudios de los Oaxaqueños prestan sus servicios más de mil 200 profesores. Actualmente, la institución se encuentra cerrada por no más de 50 maestros encabezados por Agustín Hernández Monroy.
Dicha fracción sindical ha antepuestos los intereses económicos personales sobre los de la comunidad universitaria, al mantener tomada la Universidad para exigir la entrega de unas cuotas que no les corresponden legalmente.
Y es que hasta el momento continúa un litigio para definir la titularidad del STAUO, puesto que David Flores Cortés, representante de otro sector del Sindicato, también exige ser reconocido como Secretario General.
Por lo anterior, la Administración Central Universitaria se ha visto impedida para entregar prestaciones a cualquiera de las dos personas que se ostentan como representantes de dicha organización gremial.
Las afectaciones ocasionadas por el ilegal despojo de las instalaciones universitarias son mayúsculas: se han visto suspendidas las actividades académicas, administrativas, de vinculación con la sociedad y de difusión de la cultura y el deporte.
En el rubro económico, las pérdidas diarias ascienden a un millón de peso, únicamente por concepto de pago de nómina. En las dos semanas de huelga, la Institución ha reportado una pérdida de 15 millones de pesos.
El conteo de docentes ordenado por la Junta Local de Conciliación y Arbitraje fue celebrado por la comunidad universitaria, pues permitirá conocer el número real de afiliados que tiene la fracción sindical huelguista, la cual se proclama mayoría sin serlo.
Del mismo modo, permitirá a todos los docentes universitarios emitir su opinión en torno a la huelga, lo cual facultará a las autoridades laborales para calificarla como inexistente y las actividades se reanudarán de manera inmediata.
Sin embargo, Hernández Monroy anunció que solicitará un amparo contra esa determinación, en un franco desacato a la JLCA y con el ánimo de continuar en la ilegalidad y perjudicando a la comunidad universitaria.
Foto:Archivo