OAXACA, Oax. 20 de enero de 2016.- La ballena jorobada encontrada muerta en la Playa del Amor, en Zipolite, Pochutla, continúa la mañana de este miércoles encallada, sin que las autoridades hayan emprendido acciones para el tratamiento de los restos.

El ejemplar al parecer fue arrastrado por el oleaje hasta llegar a la playa, donde ya no pudo sobrevivir, aunque no se han confirmado las causas de la muerte.

De acuerdo con biólogos de la Universidad del Mar, se trata de un ballenato de unos cinco metros de largo, con un peso de entre dos y cuatro toneladas.

Para iniciar con el enterramiento de los restos, los inspectores de la Procuraduría Federal del Medio Ambiente (Profepa) derán certificar el avistamiento hecho por restauranteros y prestadores de servicios turísticos en la playa de Zipolite.