OAXACA, Oax. 31 de enero de 2016.- El obispo de Antequera, Gonzalo Alonso Calzada Guerrero, rechazó que la iglesia católica de Oaxaca encubra a sacerdotes acusados de pederastia.

Ante los señalamientos que se dieron a conocer la semana pasada en los que el párroco, Apolonio Merino y el Foro Oaxaqueño de la Niñez (FONI), responsabilizaron y acusaron al arzobispo de Antequera, José Luis Chávez Botello de proteger al padre Gerardo Silvestre Hernández, a quien se le señala de abusar sexualmente de al menos 100 menores de edad, dijo que desde hace tres años se abrió un proceso de investigación, por el que el acusado se encuentra preso en el reclusorio de Tlaxiaco.

Calzada Guerrero, indicó que las organizaciones denunciantes no han presentado ninguna prueba del caso ante las autoridades encargadas de procurar justicia, por lo que consideró que hacer la denuncia ante los medios de comunicación está fuera de lugar, «porque no son los encargados de realizar el juicio pertinente», dijo.

Sobre los señalamientos del cese de los sacerdotes que denunciaron actos de pederastia, indicó que estas sanciones se dieron por otro tipo de situaciones que cuando la iglesia católica lo considere necesario lo darán a conocer.

Por otra parte, referente al incremento de la violencia que se ha presentado en los últimos días, y el asesinato de dos familias, una de ellas en la región de la Cuenca del Papaloapan, monseñor atribuyó esta situación a la falta de valores en la sociedad.

“Este tipo de acciones son de lamentarse y más cuando se pierde la vida de niños y niñas”, puntualizó.

Finalmente informó que ante la próxima visita del Papa Francisco una delegación de más de 300 sacerdotes, jóvenes e indígenas oaxaqueños se reunirán con el Santo Padre.

obs