Puerto Escondido, Oax. 27 de septiembre de 2010 (Quadratín).- El sector turístico de Puerto Escondido tardará varios días en reactivarse, la fuerte tromba acompañada de granizo que azotó el pasado fin de semana la Costa oaxaqueña, dejó a pequeños y grandes comercios con pérdida total o parcial, el sector pesquero también reporta daños y hundimientos de algunas lanchas.
El fenómeno que impactó este destino turístico hizo que el agua del mar se fuera hacia adentro, la bahía principal se muestra desértica.
Las playas de Zicatela y Marinero recibieron cientos de toneladas de basura y enseres domésticos que fueron arrastrados por las corrientes que a su pasó arrastraron con todo lo que podían, en el agua flotan refrigeradores, tanques de gas, colchones, sillas, ropa y artículos personales.
Los principales atractivos turísticos de Puerto Escondido se convirtieron en enormes basureros. En la zona de Zicatela varias toneladas de lodo y tierra fueron retirados del andador principal, los trabajos de rehabilitación fueron realizados por voluntarios, mexicanos y extranjeros radicados en esta ciudad y que tienen algún negocio en esta zona comercial.
Los remanentes de la onda tropical “Mattehw”, dejaron la peor catástrofe que éste destino de playa del sureste mexicano haya vivido en los últimos años.
El acceso pavimentado a la playa de Puerto Angelito, la de mayor atractivo turístico nacional, sufrió cuantiosos daños en un 90 por ciento, los desgajamientos y deslaves afectaron a decenas de negocios, principalmente del ramo restaurantero de Manzanillo.
La playa de Carrizalillo fue la más afectada. Varias mesas, sillas, camastros, refrigeradores, estufas y demás enseres quedaron prácticamente enterradas por un alud de tierra y lodo. Los prestadores de servicios turísticos sumaban fuerzas para poder rescatar algunas cuantas cosas, sin embargo todo se perdió. Además esta playa aún sigue amenazada por otro gran deslave que –de ocurrir– borrará por completo la también llamada “alberca natural” de Puerto Escondido.