OAXACA, Oax. 6 de marzo de 2014 (Quadratín).- Autoridades de Tataltepec de Valdés, en la Costa de Oaxaca, solicitaron al gobernador Gabino Cué intervenga para desalojar al grupo inconforme que ha mantenido durante 17 días un bloqueo que afecta a más de 10 localidades.

En una carta abierta, explicaron que aún cuando las autoridades electorales validaron el triunfo de Fortunato Rosales, como presidente municipal de Tataltepec, pobladores de la agencia municipal de Santa Cruz Tepenixtlahuaca iniciaron un bloqueo con la petición de destituirlo.

En el texto explican que desde el 16 de febrero, la comunidad “se encuentra sitiada en su entrada por un grupo menor de pobladores de la comunidad de Santa Cruz Tepenixtlahuaca”.

La carretera que mantienen bloqueada es la que va de La Luz Tututepec hacia Tataltepec de Valdés, en el entronque a la comunidad de Santa Cruz Tepenixtlahuaca, impidiendo el tránsito por auto o peatonal.

“Hechos que afectan la economía de más de 10 comunidades consideradas entre alta y muy alta marginación”, refieren.

Exponen que se ha recurrido de manera institucional a la Secretaría General de Gobierno, a la Secretaría de Seguridad Pública y ahora al Gobernador, para que den la orden de desalojo y permitir que el tránsito se restablezca.

“Sólo han escuchado a las autoridades municipales de Tataltepec de Valdés pero no han tenido ni la capacidad ni mucho menos la voluntad política, institucional, ética y moral para resolver un asunto que afecta a más de 10 comunidades y pone en serio peligro la integridad física de los pobladores de la zona”.

La elección en Tataltepec de Valdés se efectuó el 6 de octubre de 2013, y el 19 de diciembre de 2013, se validó la elección.

Quienes mantienen bloqueado el camino pidieron la anulación de la elección por considerar que a los habitantes de Santa Cruz Tepenixtlahuaca se les impidió votar, aún cuando había un acuerdo previo para la incorporación de las agencias.

En el escrito, los pobladores de Tataltepec de Valdés recordaron que en 1999, pobladores de Santa Cruz Tepenixtlahuaca secuestraron, mutilaron vivo, arrastraron y colgaron durante tres días al hijo del ex presidente municipal en ese período y a tres ciudadanos más por conflictos de tierras.

“Hoy no queremos casos como ese, el problema es de representación popular, de dinero es un asunto político que debe resolverse con política, no con armas”, explican.