OAXACA, Oax. 23 de septiembre de 2021.- Alan, un niño de 10 años de edad, requiere de una cirugía que cuesta 250 mil pesos para salvar su vida debido a un tumor canceroso que tiene en el cerebro.

En la nota de José Cortés para grupo Imagen, sus papás señalaron que la crisis en el Hospital de la Niñez Oaxaqueña y la falta de funcionalidad del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) en Oaxaca agravan su sufrimiento para mantener vivo a su hijo.

Su papá, Hugo Martínez Sarmiento, de oficio albañil, dijo que si hay niños que mueren por cáncer no es culpa de los padres, “nos tocó vivir de alguna manera en la pobreza, pero creo que también tenemos derechos y también podemos alzar la voz y creo que una madre y un padre hacen hasta lo imposible por ver bien a sus hijos, pero también hay una importante omisión de las autoridades para atender este tipo de casos”.

La mamá, Edith García Chávez, que se dedica al hogar, señaló que el Insabi aún no llega a Oaxaca, porque “no hay medicamentos para nada ni para nadie, todo hay que estarlo buscando como sea y son medicamentos caros que tenemos que pagar”.

Los papás de Alan manifestaron que en 2019 le extirparon una parte del tumor pero quedó postrado en una silla de ruedas con una sonda conectada al estómago lo que originó más gastos en insumos como jeringas, mangueras de tipo gastrointestinal y pañales.

Ahora, dijeron que con el despido de 57 especialistas y enfermeras en el Hospital de la Niñez Oaxaqueña buscan por sus propios medios la operación que pueda salvar la vida de su hijo ya que ninguna autoridad los ha apoyado.

Alan se quedó hasta cuarto grado de primaria, vive en San Antonio de la Cal, en una casa de lámina con piso de tierra y tiene otros tres hermanitos.

Sus papás piden la solidaridad de la gente para que los apoyen y pusieron a disposición el número de cuenta 10221061425 de Bancoppel.