OAXACA. 24 de octubre de 2020.- Los campos de la región Mixteca se han teñido  de amarillo y rojo, que indican la siembra de la flor de cempasúchil y de terciopelo, propias de la temporada del Día de Muertos.

Este 2020 la pandemia de la Covid 19 cambió la forma en que se viven las tradiciones y costumbres de México; en el caso de los productores de estas flores optaron por reducir tres cuartas partes su sembradío, porque prevén que las ventas serán muy bajas.

Gerardo Alverdín Soriano, originario de San Francisco El Chico en Santiago Huajolotitlán, dijo que vender sus flores este año será un reto que habrán de superar y  quizás se tendrán que acostumbrar, porque la Covid 19 llegó para quedarse y esto es algo que ha costado mucho asimilar.

San Francisco El Chico es una agencia del municipio de Santiago Huajolotitlán cuyos pobladores cada año se dedican a la siembra de flor de muerto y de terciopelo, producen varias toneladas, sin embrago, este año la pandemia provocó diversas modificaciones en el proceso de la plantación.

“Siempre hemos sembrado lo que es una hectárea porque nos va bien en las ventas y es muy remunerable, pero este año decidimos no arriesgarnos y solo sembramos un cuarto del terreno, porque no sabemos si se nos dejará vender la flor y si la gente saldrá a comprarla”, refirió el productor .

El tallo de la flor en la comunidad San Francisco El Chico puede llegar a medir hasta un metro de altura, mientras que sus botones pueden alcanzar los cinco centímetros de diámetro y el perfume que se percibe es muy característico.

Alverdín Soriano señaló que en México se estima la presencia de 35 especies de la flor, de las 58 referidas para América, pero en esta comunidad se siembran cuatro especies y son las que se comercializan en las plazas de muertos de Huajuapan.

Son 100 productores de flor en la comunidad, por lo que es necesario llevar al mercado su producto y que aunque la tradición será diferente, la gente no deje a un lado estas celebraciones que son propias de México aunque sea en sus hogares con las medidas sanitarias pertinentes.

En la Mixteca,  la flor de muerto comienza a venderse desde el 28 de octubre, día en que se puede apreciar el color y perfume más intenso de la flor, pues es la fecha en que la mayoría de la gente compra para adornar los altares y hacer la velación en los panteones, pero este año  odo eso cambiará, ya que los camposantos permanecerán cerrados y hay muy poco dinero para adquirir los elementos de las ofrendas.

Gerardo Alverdín Soriano detalló que el propósito de sembrar la flor es no olvidar una de las costumbres más bonitas de la Mixteca y que a pesar de la pandemia se recuerden todas las almas que se han adelantado por diversos motivos, pero muchos de ellos por padecer Coronavirus.