MORELIA Mich., 4 de abril de 2020.- Hablar del Clásico de la Concacaf a nivel selecciones, es recordar la gran rivalidad patriota que registra el duelo entre México y los Estados Unidos, en donde sin duda, el representativo azteca lleva la mano con una importante hegemonía ante los del vecino país. 

La Selección Mexicana posee un récord de 36 ganados-15 empates y 19 derrotas contra sus contrapartes de Concacaf, con 142 goles marcados y 80 encajados. Sin embargo, si bien el Tri dominó en gran medida los primeros 50 años, las cosas han ido cambiando en los últimos 30 años.

Hubo un cambio notable que comenzó con la Copa Oro de Concacaf de 1991 cuando Estados Unidos derrotó a El Tricolor 2-0 en las semifinales gracias a los goles de John Doyle y Peter Vermes, una victoria que finalmente impulsó a los estadounidenses a ganar la primera edición de la competencia en una final contra Honduras en tiros de penal.

El Tricolor vengaría esa derrota, sin embargo, dos años después frente a una asistencia récord de 130.800 en el Estadio Azteca en la Final de la Copa Oro de 1993, la primera de cinco enfrentamientos en una final de la competencia entre las dos selecciones. Una anotación de Ignacio Ambriz y un gol en contra de Desmond Armstrong, más los goles de Zague y Guillermo Cantu le dieron a México una victoria de 4-0 y su primero de ocho títulos en la Copa Oro.

El Coloso Santa Úrsula fue nuevamente la sede de un evento memorable, esta vez en las semifinales de la Copa FIFA Confederaciones de 1999 y Cuauhtémoc Blanco surgiría como el héroe del equipo local en una final de 1-0, marcando un gol de oro a los siete minutos en tiempo extra para sellar el boleto de México para la final, donde más tarde derrotaron 4-3 a Brasil. Sin embargo, tres años después, en la Copa Mundial de la FIFA 2002, se enfrentaron los octavos de final y fue Estados Unidos que logró una famosa victoria por 2-0 con goles de Brian McBride y Landon Donovan.

Sigan leyendo aquí: Quadratin Deportes