OAXACA, Oax.,  01 de febrero 2020.- Este domingo 2 de febrero, miles de familias en México celebrarán el tradicional Día de la Candelaria. Fecha en que se acostumbra, degustar una gran variedad de tamales acompañados de atole de diferentes sabores, café o un exquisito chocolate oaxaqueño de leche o agua.

Como parte de esta festividad se suele también vestir al Niño Dios –cuya figura, la noche del 24 de diciembre fue colocada en el pesebre del Nacimiento de las casas–, de atuendos de diferentes santos, personajes bíblicos, arcángeles y ángeles.

En algunos casos, el ropaje representa sentimientos o un buen deseo de felicidad, esperanza, abundancia, fortaleza, confianza y prosperidad. Así podemos encontrar vestidos del niño del perdón, del dulce consuelo, la paz y salud, entre otros.

Actualmente, algunas personas ponen indumentarias modernas a sus niños Dios en referencia a diferentes oficios o profesiones como el de bombero, médico, futbolista, policía, etcétera.

Ya vestidos, los niños Dios son llevados a los templos católicos a escuchar misa, en donde son bendecidos por el sacerdote para después ser puestos en un lugar especial en los hogares, como símbolo de protección.

Festividad del sincretismo religioso y Cultural

El Día de la Candelaria guarda un sincretismo religioso y cultural entre la fe católica e ideología prehispánica. Por un lado, se rememora la purificación de la Virgen María después del parto y la presentación de Jesús en el templo.

Esta fecha de acuerdo con el calendario mexica, significaba el inicio del atlcahualo o del ciclo agrícola. Por ello, para pedir buenas cosechas se llevaba a bendecir ante Tláloc (dios de la lluvia, del rayo y los cerros) y Chalchiuhtlicue (diosa de los ríos, lagos y mares), el maíz que luego se sembraría.

Todavía en algunas comunidades indígenas se acostumbra que sus habitantes lleven mazorcas a las iglesias católicas, para que sean bendecidas en solicitud de que no falte la lluvia y la cosecha sea abundante.

En nuestro país cada 2 de febrero, se acostumbra a que la persona que sacó el niño oculto en la rosa de reyes el día 6 de enero, compre los tamales para compartir ya sea con la familia, sus amigos y compañeros de trabajo, este delicioso alimento prehispánico elaborado a base de masa de maíz cocida y relleno de mole negro o amarillo con pollo, fríjol, rajas con queso, verduras, mariscos y frutas.