OAXACA, Oax., 28 de marzo de 2020.- Las calles de la ciudad de Oaxaca lucen semivacías este sábado.

A ocho días de que el gobernador de Oaxaca, Alejandra Murat, solicitara a la población quedarse en casa, entre otras medidas, ya se ve menos gente.

Aunque es invisible, la posibilidad de toparse con el virus es real y se percibe en las calles.

Ya son 11 pacientes infectados en el Valle Central, la región de Oaxaca que ha concentrado los casos.

A una semana de que escuelas y gran parte de las oficinas de gobierno dejaron de laborar para seguir los lineamientos de emergencia sanitaria a causa del coronavirus, las personas dejaron de acudir a lugares concurridos y guardan la sana distancia.

Este sábado son pocas las personas que se ven paseando por la ciudad y sus alrededores y los negocios como restaurantes están casi vacíos.

La belleza de las calles y de la arquitectura colonial en el Centro Histórico de la ciudad de Oaxaca se pueden apreciar por la poca afluencia de personas.

Todavía falta. Apenas este viernes el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador pidió a la gente quedarse en casa.

Y las autoridades sanitarias mantienen la recomendación a la población en general: seguir practicando las medidas preventivas para evitar el contagio de enfermedades respiratorias y lavarse las manos con agua y jabón y utilizar gel con base de alcohol al 70%.