CIUDAD DE MÉXICO, 19 de septiembre de 2019.- En la intimidad de Palacio Nacional, el presidente de la República y los líderes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) pactaron los términos de una contra reforma educativa que hoy deberán aprobar los diputados, sin haber metido las manos.

Ya lo decidió “el gran legislador”, como se le llamaba antes al titular del Ejecutivo, que ahora está de regreso.

El retroceso democrático en la división de poderes será de treinta a cuarenta años.

Y la marcha atrás en materia educativa causará un daño irreversible a las generaciones que pudieron abrigar la ilusión de triunfar en la vida gracias a su preparación, y de golpe se les regresa a sobrevivir de los apoyos que distribuye papá gobierno.

Por acuerdo entre la CNTE y López Obrador, ya no habrá evaluaciones al magisterio que lo obliguen a nada.

Sólo serán mediciones con “carácter diagnóstico”, sin consecuencias ni obligatoriedad.

Para atrás la rectoría del Estado en la educación, porque la CNTE y el SNTE decidirán, junto con el gobierno, a quién se le entregan las plazas de maestros.

Con la contra reforma pactada en Palacio Nacional y que formalizarán los diputados de Morena y sus aliados, el reparto de plazas se hará mediante acuerdo de comisiones tripartitas: gobierno federal, gobiernos estatales y sindicato.

La Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y Maestros, establece en su artículo Décimo Transitorio que “el personal docente en servicio de educación básica y media superior que a la entrada de esta Ley ostente una plaza sin titular, derivados de los procesos de ingresos previstos en la Ley General del Servicio Profesional Docente,  que era sujeto a la evaluación del desempeño, además cuente con antigüedad de seis meses y un día de servicio en ella, sin nota desfavorable en su expediente y cumpla con el perfil correspondiente, se le expedirá el nombramiento definitivo de dicha plaza”.

En castellano, lo anterior quiere decir que la CNTE podrá llevar a cabo basificaciones masivas, tal y como lo había venido exigiendo con plantones y bloqueos, sin pasar si quiera por la negociación tripartita.

Van a regularizar como profesores a miles de personas que no estudiaron para maestros, o que simplemente no estudiaron.

Únicamente en el caso de Oaxaca los basificados de la CNTE, por este mecanismo, serán alrededor de 15 mil personas.

Los alumnos egresados de las escuelas normales no se someterán a examen alguno para alcanzar una plaza. Habrá pase automático.

Y como si todo lo anterior fuera poco, desaparece de la Ley la prohibición de las comisiones sindicales con goce de sueldo.

Los aviadores también están de regreso.

El viernes por la mañana el presidente anunció, antes de que el Congreso conociera las modificaciones legales y mucho menos las discutiera:

 “Se terminó este ciclo de la mal llamada reforma educativa que tanto daño causó sin ningún beneficio. Todo por el conservadurismo, al querer privatizar la educación”.

Lo anterior es un arreglo entre López Obrador y la CNTE, pero es el poder legislativo quien discute y vota las leyes.

Ese “al diablo con las instituciones” y la separación de poderes, ya no es una arenga o una amenaza: es un hecho.

Mintió el presidente para justificar su pacto con la CNTE, al decir que la “mal llamada” reforma educativa no causó ningún beneficio y que fue un intento de “privatizar la educación”.

Doscientos seis mil maestros obtuvieron su plaza o ascenso por medio de un examen.

Ciento cincuenta y tres mil plazas se asignaron por concurso, en los que participaron normalistas y egresados de las universidades.

La auditoría a la nómina magisterial rescató cuarenta mil plazas ocupadas por aviadores que cobraban al año cinco mil millones de pesos.

Que las plazas y ascensos las ocupen los más capaces, para el presidente es querer “privatizar la educación”.

Y en acuerdos privados, sin pasar por el Congreso, le regalo a los sindicatos el pase automático y el adiós de las evaluaciones.

De esa manera AMLO afianzó militantes para su causa, incondicionales para su proyecto, y no personas libres gracias al conocimiento.

Mayorías sin educación es el ideal para el sostenimiento del populismo estatista en el poder. Lo logró.

Los hijos de los líderes de la CNTE y de los dirigentes de la 4T estudian en escuelas privadas. No habrá problema para ellos.

Quienes no tienen dinero son los condenados por López Obrador a vivir de la generosidad de los funcionarios del gobierno que administran los programas sociales.

De eso se trata.

Carne de cañón enfrentar a los adversarios y votar en elecciones que sostengan a la tiranía que pretenden.