OAXACA, Oax., 17 de agosto de 2019.- La ineptitud de la Secretaría General de Gobierno (Segego) quedó manifiesta este sábado, cuando un grupo de pobladores bloqueó el paso a la camioneta que trasladaba al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Durante su gira por la Sierra Norte, un grupo de habitantes de San Pedro y San Pablo Ayutla interceptaron la camioneta del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Su intención, según dijeron, era para pedir la intervención del Gobierno de México en la problemática que los ha dejado sin agua potable.

Los pobladores, que gritaban y lloraban, pidieron la reconexión del agua sin condiciones de ningún tipo.

Para ellos, el conflicto agrario que mantienen con sus vecinos de Tamazulápam es independiente de la dotación de agua “queremos agua, es un derecho humano”.

El presidente indicó que enviaría a una persona para atender la situación y se negó a la llegada del Ejército como lo solicitaban los pobladores.

Por varios minutos López Obrador, quien viajaba con el gobernador Alejandro Murat escuchó a los pobladores, para después continuar con su trayecto.

El gobernador de Oaxaca dijo que la infraestructura para la reconexión del agua está lista y que desde este domingo podían recolectarla si estaban de acuerdo.

La gente abrió el paso después de que López Obrador les firmó de recibida su petición y les dijo que el gobernador intervendría para resolverlo.

Además de la ineptitud de Segego en la solución del conflicto hay otros actores interesados en seguir prolongando las diferencias entre sus vecinos.

Como el diputado del PT, Saúl Cruz Jiménez, quien ha sido señalado como el principal instigador de la violencia en la zona.