OAXACA, Oax. 15 de julio de 2021.- El Centro Histórico de la ciudad de Oaxaca amaneció cercado con vallas.

El cierre en algunas calles como Independencia impide también el tránsito de vehículos.

Sin embargo, este operativo lo que busca es recuperar para el turismo y comercio las calles de la ciudad de Oaxaca.

Por lo menos durante la temporada de julio que es uno de los meses con mayor presencia de visitantes.

El Ayuntamiento de la ciudad y su presidente, Oswaldo García Jarquín, ha permitido el comercio informal, que ha proliferado sin control.

El paso para peatones y bicicletas está libre en esta zona que era espacio para colgar tendederos, puestos con cercas metálicas y ocupando los pasillos y la plancha de la Alameda.

Protección Civil ha expuesto que la instalación de puestos ambulantes que utilizan la energía eléctrica y los tanques de gas son un riesgo permanente para la sociedad, pero también para ellos mismos.

El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, precisó hace unos días que el tema del comercio informal compete a las autoridades municipales.

También sectores empresariales se han pronunciado por frenar esta actividad que si bien da trabajo a personas, está vinculado con otro de tipo de actividades ilícitas como la venta de espacios por parte de los líderes que han hecho un gran negocio.

El ambulantaje en Oaxaca va de la mano con acuerdos políticos con algunas supuestas organizaciones sociales que piden el manejo de estos espacios a cambio de apoyo, como sucedió con los indígenas triquis que se dicen desplazados y las víctimas de 2006, 2007 y algunos otros conflictos que encuentran en la instalación del ambulantaje una forma de frenar sus protestas.

Tanto el cierre de los espacios en el Centro Histórico como el retiro de ambulantes, es temporal y no hay un reporte oficial de las autoridades para explicar el período que estará aquí la policía municipal.