LEÓN, Gto., 9 de febrero de 2020.- Una promesa que comenzó hace 15 años se ha convertido en un ritual en el que plantas y flores acompañan la última morada de decenas de tumbas en el Panteón San Nicolás, en León, Guanajuato.

Don José Gómez, quien es comerciante en el conocido tianguis del Carro Verde, se ha encargado en los últimos años de cuidar, regar y sembrar en varias de las lápidas que llevan tiempo sin ser visitadas o definitivamente están en el abandono.

Fundado el 17 de agosto de 1899, el Panteón San Nicolás es el más antiguo y peculiar de los camposantos que existen en la capital del calzado guanajuatense.

Desde obreros y empresarios, hasta grandes personajes como el arquitecto británico Luis Long, las tumbas que aquí reposan se enfrentan al deterioro por el paso de los años.

La nota completa aquí:
Quadratín México