OAXACA, Oax., 11 de enero de 2021.- La construcción es una tarea que no todos pueden realizar. La visión con que se formalizó la Coalición Electoral en Oaxaca, conformada por los Partidos Políticos Revolucionario Institucional, Acción Nacional y de la Revolución Democrática, es un ejercicio de participación democrática con alcances electorales que envuelven apuestas para forzar equilibrios entre los poderes, ese es el espíritu republicano que envuelve la creación del estado mexicano.

Así, la alianza electoral Va por Oaxaca en un primer momento establece un reconocimiento pleno a las potencialidades electorales dentro de un territorio determinado a cada partido, con ello se alcanza también que sus liderazgos políticos consoliden en urnas su fuerza y demuestren su eficacia de frente a las urnas.

Una meta es que las agendas legislativas coincidan para el bien de Oaxaca, desde la creación de un marco jurídico que permita la reivindicación de los derechos sociales, el establecimiento como leyes imperativas de acciones para erradicar la pobreza, en general gran parte de la agenda por los derechos humanos abarca esta alianza por Oaxaca.

Los trabajos de conciliación tendrán que ver mucho con los ejercicios de acomodos y respaldos sociales, hay que encontrar el punto de convergencia de diversos actores sociales, hoy más que nunca la voluntad política para contar un Oaxaca con Paz y en camino de conciliaciones tiene que ver con no seguir abonando a un estado donde vivan buenos y malos, porque, hay que revisar quienes se llaman buenos y a quienes descalifican como malos.

En general, esta gran tarea de coincidir en una propuesta desde la coalición Va por Oaxaca es como dije, la construcción de algo que es más difícil hacer, pero con disposición, creatividad y oficio político, vamos alcanzando.

Atrás van a quedar aquellos que no saben picar piedra y menos poner un tabique, su lúgubre hábito de destruir hoy les va a costar trabajo y lo van a intentar, pero las fortalezas sociales y la gran demanda oaxaqueña, vencerá y va a impedir que su férrea misión de destruir no prospere. En efecto, nada va a minar la coalición Va por Oaxaca.

De rebote, la coalición está alcanzando aparte de simpatías, transparentar el ejercicio de la búsqueda de resultados electorales convincentes. Los actores políticos que dan de “patadas” que no punta pies al gran trabajo de coalición, están en contra, porque, están comprometidos con la vendimia electoral, se han dedicado en el pasado y añoran en el presente “pactar” en lo oscurito la derrota de sus partidos y la ganancia momentánea de ellos, concretada ésta en monedas tangibles.

Por eso, hoy la caja de cristal en que se ha convertido la coalición Va Por México no está permitiendo que quienes viven de prácticas de aves de rapiña, salgan beneficiados y resistir, las descalificaciones que detractores y voraces actores, intentan ponerle.

En suma, es más difícil construir que derribar, el primer verbo es pensamiento y acción de buena fe; el segundo es minar, esconder la mano y abrir la bolsa.