OAXACA, Oax., 5 de diciembre de 2021.- El Arzobispo de Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos consideró que para cambiar el mundo, primero debemos cambiar nosotros.

Durante su homilía de este domingo, desde la catedral de la ciudad de Oaxaca, el jerarca católico consideró que hay que permitir que hable el corazón y después permitir la conversión.

Permitamos, llamó, que el profeta que está enfrente diga que hay ciertos detalles que corregir en la vida.

“Pedimos que el mundo cambie, pero no cambiamos nosotros”, expresó.

“Quiero que mi ciudad sea distinta y yo sigo haciendo lo mismo, no cambio”.

“Queremos que nuestras autoridades cambien, queremos que nuestros sacerdotes cambien, que nuestros padres cambien, pero no cambiamos en lo personal”.

Qué casualidad, detalló “tenemos ojos para analizar lo que está bien y lo que está mal del hermano, pero no somos capaces mirarnos a nosotros y aceptar que hay muchas cosas que están mal”.