OAXACA, Oax., 25 de agosto de 2019.- En el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa) se expone Máquinas de Henequén, integrada por moldes que fueron utilizados para hacer máquinas de acero en el proceso industrializado de la fibra de este agave.

Las piezas son parte de la Colección de Guillermo y Mari Olguín.

En entrevista Guillermo Olguín platicó acerca de cómo a través de los años ha ido conformando distintas colecciones que van desde, obras de arte, fotografías, textiles africanos, pipas, anteojos para sol y metates antiguos, entre otras.

“Ahora estoy coleccionando nietos, ya no colecciono nada más” bromeó Olguín. “A través de los años he ido adquiriendo mucho arte, textiles y varias cosas”.

Para el coleccionista lo que le llama la atención de algo que adquiere es que tenga cierta estética: “es por amor a la belleza realmente, nada más. Desde joven siempre he estado clavado en los museos, he ido a todos los que he podido, ahi me di cuenta que había grandes pintores, no nada más Diego Rivera, Orozco, Siqueiros y Tamayo, sino que había mujeres maravillosas como Remedios Varo y Leonora Carrington”.

Sobre la colección de máquinas de henequén que actualmente exhibe en el Chalet del CaSa explicó que se trata de moldes que fueron usados para construir las máquinas para despulpar la fibra del henequén.

“El henequén es un agave que se da mucho en Yucatán, tuvo un auge económico durante casi un siglo, existieron como 1700 haciendas henequeneras, que antes habían sido haciendas de caña de azúcar, inclusive de maíz, una vez vi las piezas en una galería, eran preciosas y las compré”.

Olguín añadió que siempre le ha gustado todo el arte, “cada una de estas piezas para mi son como una escultura. Tuve también una colección de metates muy antiguos y se mostraron en el IAGO hace varios años”.

“Francisco Toledo fue a mi casa y vio la colección de los moldes para las máquinas y quedó sorprendido”. 

Toledo sugirió a representantes del CaSa conocer las piezas, así que un equipo de este centro de artes las revisó y se planteó hacer una exposición por su importancia histórica, estética y por coincidir con el funcionamiento de la antigua fábrica de hilados y tejidos, ahora sede del CaSa.

Máquinas de Henequén. Colección de Guillermo y Mari Olguín puede ser admirada en el Chalet del CaSa en un horario de 9 a 20 horas, este centro de artes abre todos los días de la semana.

Los asistentes podrán ver piezas que presumiblemente pertenecen a la época de la fiebre del henequén.

En el texto de sala Santiago Olguín Mitchell y Daniela Limón Velázquez asumen que se trata de moldes para crear la piezas de hierro fundido que componían  maquinaria del proceso industrializado de la fibra de este agave, tan valioso que marcó una época socioeconómica en el mundo del siglo 19 a mediados del siglo 20.