CIUDAD DE MÉXICO, 29 de septiembre de 2017.- Y entonces, ¿hubo milagro político o como dicen los millennials fue puro choro?

Con la pena pero parece que no hay tal milagro político, a menos que sea en abonos chiquitos.

Soñar no cuesta nada y por eso siendo pragmáticos no se ve para cuándo los partidos vayan a renunciar al financiamiento público previsto para las campañas federales de 2018 y menos destinarlo a la reconstrucción posterior a los recientes sismos.

Los analistas más serios que fueron compañeros de pupitre de la politóloga Melita Peláez (Mela para sus detractores), recomiendan conseguir un lugar para sentarnos y esperar a que los partidos y sus congresistas se pongan de acuerdo. Lo cual va para largo.

La sospecha es que los partidos saben que están en campaña y sus cuartos de guerra están enfocados a prometer lo que sea para no perder simpatizantes y votos.

Hay elementos que nos hacen pensar que partidos y congresistas están en otro canal, distinto al de la población civil que no pichicateó su apoyo a los afectados por los terremotos.

1.- Diputados y senadores esperan los ajustes que propondrá el Ejecutivo Federal -vía la Secretaría de Hacienda- para darle sustento a la bolsa de 38 mil millones de pesos del Presupuesto de Egresos 2018 que se destinarán a la reconstrucción.

2.- Las proyecciones de que harán falta 38 mil millones de pesos para la reconstrucción, puestas sobre la mesa por @EPN, desajustaron las estimaciones de Ricardo Anaya que había propuesto un plan de austeridad por 60 mil millones de pesos.

El plan de austeridad de Andrés Manuel López Obrador, sugiere medidas y recortes para disponer de hasta 300 mil millones de pesos. ¿Quién da más? El apoyo etiquetado de Morena a los damnificados comenzará a fluir hasta octubre. No hay prisa.

3.- Las acusaciones entre dirigentes partidistas y legisladores han empujado las buenas intenciones a callejones sin salida.

4.- Aunque usted no lo crea, no todos los partidos han renunciado a las prerrogativas de 2017. PRI, PES y PVEM pueden quedar como los únicos donantes.

Enrique Ochoa Reza acusa una y otra vez a Ricardo Anaya de hacerse güaje, ¿a poco? Dice que el panista está esperando a que le liberen los dineros de octubre, para renunciar nada más a los de noviembre y diciembre. En la misma sintonía están PRD y MC. ¿Qué tanto es tantito?

5.- En el Congreso nadie tiene prisa. Guadalupe Acosta Naranjo, a cargo de la Comisión de Puntos Constitucionales asegura que tienen hasta el 15 de noviembre cuando se apruebe el PEF 2018. Falta mes y medio.

6.- Como el PRI sabe que no tiene eco para suprimir las 200 diputaciones y 64 escaños pluris, le puso el cascabel al PAN con el tema de los moches.

En el principio de los tiempos se le achacaba al PRI eso de cobrar por las gestiones que realizaban los legisladores. Algunos cargaron el mote de “tenpercent”. Ya sabrá por qué.

Con el tiempo esa práctica se hizo viral, tanto que tuvo que reglamentarse la presencia de gestores y cabilderos.

Fue muy socorrida la decisión de integrar un fondo que permitía a cada diputado disponer de varios millones de pesos para destinarlos a comunidades de los distritos donde fueron votados, lo que se conoce como el fondo de los moches.

Es más, hace unos años, el pleito entre Ernesto Cordero y Javier Lozano contra Ricardo Anaya y Gustavo Madero tuvo que ver por las críticas de los primeros a la permisividad de la bolsa de los moches en el Congreso.

El tema de los moches no ha desaparecido. El escándalo más reciente lo ventiló el presidente municipal de Ébano en San Luis Potosí y obligó a las renuncias del auditor estatal, así como del panista Enrique Flores, el priista Óscar Bautista, del perredista José Guadalupe Sánchez y sigue pendiente la renuncia del diputado del PVEM, Manuel Barrera. Hoy quieren desaparecer la bolsa de los moches que equivale a 10 mil millones de pesos, ¿podrán?

7.- Una buena noticia es el mega concierto musical programado para el 8 de octubre en el Zócalo: “Estamos Unidos Mexicanos”. Estará lo más variopinto de la música para levantarnos el ánimo, de chile, mole y pozole: Café Tacuba, Bunbury, Julieta Venegas, Bronco, Juanes, Timbiriche, Sin Bandera, Miguel Bosé, Pepe Aguilar, Ha-Ash, Los Ángeles Azules, Alejandro Sanz, entre muchos otros.

Así damos tiempo a que el milagro político se haga realidad. ¿Y si no?