CIUDAD DE MÉXICO, 31 de agosto de 2020.- El presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Felipe Fuentes Barrera, afirmó que para la Sala Superior no hay duda: los derechos humanos son el pilar de la democracia, y en ese contexto, la participación de las mujeres en la política es ya un principio constitucional, y no solamente una política afirmativa o preferente.

Al inaugurar las actividades de la Especialidad en Políticas Públicas y Género en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), acompañado de la magistrada de la Sala Superior, Mónica Aralí Soto Fregoso, el presidente del Tribunal Electoral destacó que una de las principales líneas de interpretación que la Sala Superior del TEPJF ha desarrollado a través de su jurisprudencia, es precisamente la de promover y garantizar la igualdad sustantiva, y ahora la igualdad de resultados, entre hombres y mujeres se informó en un comunicado.

En presencia de Gisela Zaremberg, coordinadora de la Maestría en Políticas Públicas y Género de la FLACSO, sede México, Fuentes Barrera reconoció que esta actividad académica inicia en un contexto complejo por la pandemia del Covid 19. Recordó datos de la ONU-Mujeres que señalan que ha aumentado la violencia contra las mujeres y al respecto consideró que esa situación orilla con más razón al personal del TEPJF a actualizarse.

El presidente del Tribunal Electoral destacó el nivel de excelencia de la FLACSO, institución con la que se ha colaborado en temas académicos para fortalecer la igualdad de derechos, y refirió que el diplomado que hoy inicia permitirá aumentar la capacidad técnica y la sensibilización.

La magistrada Mónica Soto Fregoso afirmó a su vez que México tiene mucho qué exportar en materia de experiencias exitosas para juzgar con perspectiva de género. Recordó que hoy ya se cuenta con una sólida jurisprudencia, además de criterios y una política institucional, de igualdad de género y de paridad, que pocos tribunales en el mundo tienen.

Explicó que eso se debe al esfuerzo institucional en el que están involucradas todas y todos, desde los órganos como la Sala Superior, las Salas Regionales del TEPJF y la fortaleza que genera el vínculo con instituciones académicas como la FLACSO.

Soto Fregoso sostuvo que esta capacitación tiene un grado de complejidad más alta que otros cursos porque reflexionar en materia de igualdad de género implica un esfuerzo de deconstrucción, que va de lo individual a exteriorizarlo en la vida diaria y en la actividad jurisdiccional.