CIUDAD DE MÉXICO, 15 de junio de 2019.- Como parte de los cambios sociales y culturales, la paternidad en México transita de un modelo tradicional y lejano a otro que participa tanto en el cuidado de la familia como en la provisión económica, resaltó la académica Ena Eréndira Niño Calixto, de la UNAM.

La experta expuso que en la actualidad, la atención, cuidado, protección y afectividad hacia los hijos no sólo lo ejercen las madres, sino algunos padres, que incluso ven en esta situación la oportunidad de plenitud y realización personal, afirmó la académica de la Facultad de Psicología.

En un boletín de la Dirección General de Comunicación Social de la UNAM, en el marco de la celebración del Día del Padre que se lleva a cabo este domingo, la académica señaló que las nuevas generaciones de hombres participan activamente en la paternidad como parte de cambios sociales y culturales.

Esta transición se produce ante la incorporación de las mujeres, sobre todo las que son madres, al ámbito laboral, quienes ya no están dedicadas de tiempo completo a los quehaceres de la casa ni a cubrir las necesidades de los miembros de la familia.

Niño Calixto remarcó que antes, los varones solo ejercían la paternidad biológica, como portadores de genes, o un ‘paternaje’, limitado a cubrir las necesidades económicas sin involucrarse por completo en situaciones emocionales.

En cambio, las nuevas generaciones practican el ‘paternizaje’, que implica intervenir en el proceso del embarazo, la crianza y educación de los hijos, a partir de la cercanía emocional, afectiva y física.

La universitaria indicó que con ello los padres desarrollan una autoridad asentada en la confianza y el respeto, a diferencia de los padres tradicionales, que lo hacen con base en el temor que infunden.

Este nuevo modelo de padres “conocen los gustos de sus hijos, las alergias, sus actividades, las festividades de la escuela o las materias que no les gustan, aspectos antes del conocimiento exclusivo de la madre”, recalcó.

La investigadora detalló que es muy diferente el comportamiento de los niños educados en la cercanía del padre desde los primero años de vida, como su sentido de pertenencia, sus habilidades, identidad, la forma en que se integran al vecindario, a la escuela u otros espacios.

Con información de Notimex