OAXACA, Oax. 8 de agosto de 2020.- La dirigencia de la Sección 22 del magisterio oaxaqueño pidió que también se llame a rendir cuentas a los ex gobernadores Ulises Ruiz y Gabino Cué Monteagudo por el caso de la desaparición de dos eperristas en 2007 y el enfrentamiento en Nochixtlán respectivamente.

En un comunicado señalaron que con las órdenes de aprehensión en contra del ex procurados Evencio Nicolás Martínez, el ex director de la Policía Ministerial, Daniel Camarena Flores y seis agentes de investigación por el caso de los eperristas, se deben ampliar las investigaciones pues hubo más responsables en el gobierno.

A continuación reproducimos el comunicado:

“Ante el anuncio en los medios de comunicación de una orden de aprehensión y hace unos minutos de la detención del exprocurador de justicia de Oaxaca, en el periodo del asesino Ulises Ruiz Ortiz, Evencio Nicolás Martínez, por la desaparición forzada de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Sánchez ratificamos nuestras denuncias en contra de los personeros que sirven a la política represiva del Estado.

A 13 años de la desaparición de los luchadores sociales ocurrida el 25 de mayo de 2007, la orden de aprehensión de Evencio Nicolás, Daniel Camarena, de comandantes y de elementos de la AEI involucrados en esta historia del autoritarismo y crimen de Estado queda en evidencia la colusión de autoridades y el golpe funesto hacia la libre manifestación en los intentos por acabar la protesta social y callar la voz de los que salimos a las calles a denunciar el podrido esquema de justicia mexicana que existe en el país.

Cárcel, desapariciones y asesinatos han sido los hechos que escriben la historia de la lucha social en México, por ello, este anuncio representa sólo un paliativo para simular que existe acceso a la justicia y castigo a los responsables, porque después de 13 años la justicia mexicana apenas libra una orden de aprehensión en contra de los responsables de la desaparición de dos luchadores sin considerar aún las graves faltas que como funcionarios cometieron bajo la orden de Ulises Ruiz Ortiz en el 2006.

En la calle y en las oficinas de gobierno se pasean los asesinos del pueblo, como Ulises Ruiz Ortiz y demás funcionarios que sin humanidad alguna asesinaron, encarcelaron y persiguieron a maestros e integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO)”.