OAXACA, Oax., 2 de julio de 2020.- La Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (FDCS) y la Facultad de Contaduría y Administración (FCA) de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), realizaron el Congreso Internacional en Neurocriminología y Derecho.

En un comunicado se detalló que durante la presentación virtual, el rector de la Máxima Casa de Estudios, Eduardo Bautista Martínez, expresó que ésta disciplina y su vinculación con el derecho, coloca sobre la mesa la urgente necesidad de la cooperación y solidaridad de nuevos diálogos productivos y creativos entre la administración, la medicina y sus especializaciones, para reconstruirnos como sociedad.

Asimismo, dijo que al ser la Universidad generadora de conocimiento debe responder a los múltiples problemas sociales como la violencia, articulándose con tres grandes sistemas: justicia, administración pública y salud, a partir del trabajo científico y académico.

En su momento, el director de la FDCS, Carlos Pérezcampos Mayoral, refirió que la violencia y la criminalidad son un problema de salud pública a nivel mundial, por lo que existe un interés creciente por parte del sistema de justica, de aplicar los conocimientos derivados de las neurociencias a la regulación legislativa penal.

Agregó que la neurocriminología busca aplicar la metodología y las técnicas de estudio de las neurociencias para comprender, predecir, tratar e incluso prevenir la violencia y la criminalidad.

Por su parte, el director de la FCA, Saúl Zenteno Juárez, explicó que estas actividades enriquecen el campo jurídico, necesario para el fortalecimiento educativo en todo el país, enfocado a la formación de recursos humanos altamente especializados.

En este acto estuvo presente también, el Fiscal General del Estado, Rubén Vasconcelos Méndez, quien celebró los trabajos colaborativos con la Universidad ya que con la participación de las y los expertos se unen fronteras en el estudio del cerebro humano, de la conducta, los entornos sociales, de la neuro ética, de las instituciones de seguridad y justicia y de prevención de las violencias.

En su oportunidad, Bernardo Rodríguez Alamilla, titular de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), puntualizó que los aportes de las neurociencias al combinarse con las ciencias sociales son una oportunidad para perfeccionar la justicia restaurativa.

Dicha actividad se desarrolló durante tres días y fue resultado de un esfuerzo conjunto con la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), la Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO) y el Instituto de Psicología y Capacitación (IPISICA).