OAXACA, Oax., 16 de septiembre de 2019.- El templo de La Soledad, en San Agustín Etla, es el guardián de una de las últimas obras del maestro Francisco Toledo.

De acuerdo con la asociación Amigos del IAGO, el artista oaxaqueño Francisco Toledo era una persona inquieta, “siempre explorando materiales e interviniendo distintos espacios”.

Una de sus últimas piezas fue la escultura de una cruz, inspirada en las ramas del árbol pochote, misma que fue colocada al lado del templo religioso en el varrio de Vista Hermosa.

La escultura está sobre una base que fue diseñada por la arquitecta Claudina López.

Fue el mismo maestro Toledo quien acudió a San Agustín para encontrar el sitio idóneo para colocar la escultura.