OAXACA, Oax. 24 de agosto de 2020.- En los pasillos y corredor de la tienda Home Depot, ubicada frente a plaza del Valle, corre escurridizo Silicón, el perrito que adoptó personal y gerencia de la tienda cuando lo encontraron abandonado, desnutrido y con síntomas de maltrato.

Hace un año, el perrito deambulaba solo en el área de embarques de la misma tienda, uno de los empleados se acercó para ofrecerle sobras de comida y todos los días hacía lo mismo hasta que el perrito lo siguió.

Silicón fue adoptado por decisión de la gerencia y de los empleados que poco a poco se fueron encariñando con él, le hicieron su casita y lo ocupan, de vez en cuando, como vigilante de almacén.

El canino no se deja acariciar por todos, en algunos casos le rehuye a las personas y los empleados le atribuyen a que fue un perrito muy maltratado, incluso todavía conserva cicatrices de aquellos días que padeció.

Aún así se ha ganado la simpatía de los clientes que se acercan a ofrecerle una galleta, su dulce favorito, y tomarle fotos.

Color amarillo, chaparrito, con ojos pispiretos pero desconfiado, así es silicón.

Los empleados le regalaron su collar con una plaquita, que en algún lado quedó, cuando hace frío le ponen un suéter o cuando cumple actividades de trabajo con ellos, le colocan una batita infantil como uniforme.

En Oaxaca existe una ley de Protección Animal que tipifica algunas conductas de maltrato animal y la ciudad de Oaxaca creó un juzgado calificador especializado para la atención, erradicación y sanción de conductas contra animales en violación al Reglamento Sanitario de Control y Protección a los animales Domésticos de Compañía.