OAXACA, Oax. 5 de enero de 2022.- La elaboración de la rosca tradicional del Día de los Reyes Magos sobrevive en Oaxaca.

Esta festividad es una de las más arraigadas en México en la que suele compartirse una rebanada de rosca desde los hogares hasta en las oficinas y centros comerciales.

Sin embargo, en muchos lugares su elaboración se ha industrializado y muchas personas aseguran que por ello se ha perdido el rico sabor que las llevó a ser tan populares.

En Tlacolula de Matamoros, en el Valle Central de Oaxaca, la panadería Chagüita es un ejemplo de que como ante esta ola de industrialización ha sobrevivido la manera tradicional de elaborar las roscas de Reyes.

La panadera, Azalia Bautista López explicó que además de los ingredientes naturales que se utilizan, como la harina y mantequilla, se hacen en un horno de leña, lo que en su conjunto le da ese rico sabor que ha deleitado a muchas generaciones.

El trabajo para tener listas al menos 500 roscas, dijo inicia desde una noche antes porque en la mañana del día de su venta se le agregan los últimos detalles.

Detalló que a pesar de que se empiezan a vender desde una semana antes, los días de mayor venta son el 5 y 6 de enero.

En la panadería Chagüita las roscas chicas se venden a 150 pesos y tienen 8 monitos o niños Dios, y la rosca grande cuesta 300 pesos y al interior tiene 14  niños Dios, indicó.

Azalia manifestó que este año se están vendiendo más roscas en comparación con el 2021, ya que estaba con mayor fuerza la pandemia.

El 6 de enero es la fecha indicada para partir la tradicional rosca de Reyes y a quien le salga un niño Dios en su rebanada, tendrá que cooperar para realizar tamales y compartirlos el 2 de febrero, día de la Candelaria.

Pera esa es otra tradición que en Oaxaca continúa muy presente, además por la gran variedad con la que se cuenta en las diferentes regiones.