CIUDAD DE MÉXICO, 18 de noviembre de 2019.- A 12 días de que se cumpla el primer año del gobierno de López Obrador, en México no queda más que una estela de destrucción democrática, ingobernabilidad, violencia, crimen y fracaso económico.

No se ha cumplido una sola de las promesas del candidato más votado y tampoco ha funcionado ninguno de sus proyectos, programas y acciones de gobierno contra la violencia, el crimen y el desempleo. No ha bajado el precio de la gasolina y menos han mejorado los niveles de vida de la población.

En cambio, la economía es arrastrada a la recesión, el desempleo es de espanto y el número de víctimas mortales es igual al de una guerra. Además, el grupo en el poder es víctima de una escandalosa derrota moral que lo lleva a defender, como victoria, la violación a la Constitución y sus leyes.

¿Qué pasó con los mexicanos; por qué votaron por el peor candidato? ¿Por qué hoy, 5 de cada 10 mexicanos aún creen en el presidente del fracaso?

Vamos a los fracasos, las derrotas y los escándalos.

1.- El mayor fracaso –porque fue la mayor promesa–, es la violencia y el crimen. El primer año de AMLO terminará con 35 mil víctimas; cifra peor a la de una guerra. Apenas el viernes pasado Tamaulipas fue escenario de esa guerra y en Michoacán se reportó una nueva masacre.

2.- Al fracaso de la lucha contra la violencia criminal sigue el fracaso económico. México terminará con cero crecimiento del PIB, lo que arrastra otros fracasos paralelos como el empobrecimiento y una mayor violencia.

3.- Según el INEGI, en 11 meses del gobierno de AMLO se perdieron más de 2.1 millones de empleos, de 4 millones prometidos por el candidato Obrador. En sólo 11 meses se perdió 50% de los empleos creados por Peña

4.- La violencia criminal y la estulticia mostrada al derribar el NAIM, provocaron que se perdiera por completo la confianza para invertir en México.

5.- Luego de la miopía al tirar el NAIM, se promovieron tres fracasos potenciales; Santa Lucía, el Tren Maya y la Refinería de Dos Bocas. Esos fueron los últimos clavos en el ataúd de la economía.

6.- Las venganzas personales llevaron a López Obrador a destruir el Sistema de Salud pública, hoy colapsado. En cuestión de meses expertos pronostican un colapso total con miles de muertos, entre los más pobres.

7.- Igual revancha llevó a Obrador a colapsar el sistema educativo, lo que privatiza la educación. ¿Por qué? Porque todo padre, con dos dedos de frente, buscan llevar a sus hijos a las mejores escuelas, que son privadas.

8.- La depredación presupuestal y la caída de la calidad educativa también alcanza a las universidades públicas, condenadas a la miseria económica que, a querer o no, se traducirá en miseria educativa.

9.- En materia económica apenas empieza a verse la devastación; La inversión pública cayó 14 %; la inversión privada poco más de 13%, en tanto que la inversión extranjera directa se desplomó 34 %. Fracaso total; pobreza, desempleo, hambre, enfermedades y más violencia.

10.- El consumo retrocedió, según el INEGI, por primera ver en la última década, otro signo del desempleo y empobrecimiento social.

11.- Pero no es todo. Las tres ramas industriales que jalan el desarrollo económico se desplomaron; la industria automotriz cayó 8%, el turismo 2%, la industria de la construcción casi 30%. Sólo por citar tres casos.

12.- El gobierno de AMLO no sólo fracasó en contener la violencia y el crimen; no solo destruyó la economía, la salud y la educación sino que, sobre todo, destruye la democracia. Acabó con la división de poderes y hoy tiene en un puño los Tres Poderes de la Unión; Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

13.- Además, de manera ilegal, colonizó organismos autónomos como la CRE y la CNDH y va por el control total del INE y el Tribunal Electoral.

14.- En sólo un año, López Obrador ha destruido más instituciones que ningún presidente; desmontó partes fundamentales de la democracia mexicana y avanza, con pasos agigantados, a instaurar el poder de un solo hombre.

15.- Eso sin contar con la derrota moral de AMLO y su gobierno. Y es que sin pudor, desde Obrador, sus secretarios de Estado y legisladores, violan todos los días la Constitución y sus leyes sin contrapeso alguno.

16.- Pero López Obrador tampoco cumplió una sola de sus promesas de campaña; no bajó el precio de los combustibles, sí usa guaruras, no vende el avión presidencial, no crear cien universidades, no crear 4 millones de empleos y no crece el PIB en 6%. Y, a causa del desempleo las afores pierden más de 10 mil millones de pesos en sólo 11 meses.

A un año de gobierno, que se cumple en 12 días, ya no hay duda que el de López Obrador es el gobierno del fracaso; el peor gobierno de la historia y que no sólo nos lleva a la ruina económica sino a la barbarie de la violencia y, sobre todo, a la ruina moral y al gobierno autoritario de un solo hombre.

Y eso, aquí y en China, se llama dictadura.

Al tiempo.