OAXACA, Oax. 12 fe febrero de 2020.- Las dos personas detenidas como presuntos autores materiales por la agresión a María Elena Ríos Ortíz, saxofonista oaxaqueña rociada con ácido, vincularon al ex diputado Juan Antonio Vera Carrizal en su responsabilidad en el hecho.

El ex legislador, quien ha sido defendido en forma mediática a través de voceros del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), habría pagado 30 mil pesos a sus dos ex trabajadores.

De acuerdo con las declaraciones dadas ante el juez instructor, las dos personas procesadas, padre e hijo de nombres Ponciano y Ruvicel, respectivamente, fueron contratadas en el 2019 como albañiles para trabajar en la construcción de una gasolinera del ex diputado, en la ciudad de Oaxaca.

A partir de ese momento lo implicados entablaron una relación cercana y de confianza con el empresario gasolinero, quien presuntamente les dio la orden de que viajaran a Huajuapan de León para atentar en contra de María Elena Ríos Ortíz.

Los implicados señalaron que Vera Carrizal les porporciono fotos e información de donde encontrar a Ríos Ortíz. Y fue Ruvicel quien lanzó el ácido a la saxofonista.

En los últimos dos meses, la defensa a Vera Carrizal ha pasado por la descalificación de la víctima, difundiendo videos sobre ella y su familia, hasta la complicidad de algunas personas que se ostentan como medios de comunicación que descalifican a la Fiscalía.

Vera está prófugo y cuenta con el respaldo político de algunos actores de la vida pública, quienes han otorgado fuertes cantidades económicas para tratar de evadir su responsabilidad.

María Elena Ríos fue atacada el 29 de septiembre de 2019 y ha recibido atención médica en un largo proceso de recuperación por las heridas causadas en su rostro y cuerpo.

En un primer momento, la saxofonista fue atendida en el Hospital Civil Dr. Aurelio Valdivieso, pero por la gravedad de sus heridas fue trasladada al Centro Nacional de Investigación y Atención a Quemados en la Ciudad de México, de fue dada alta de el 21 de enero para continuar con su recuperación en su casa.

El caso de María Elena ha llamada la atención por ser el primer caso en Oaxaca de una ataque con ácido a una mujer.