Oaxaca, Oax., 16 de octubre de 2011 (Quadratín).- Como parte de la política de respeto a los diferentes órdenes de gobierno, la Administración Pública Estatal ha sido respetuosa de la autonomía municipal respecto de la inversión pública que se ejecutará este año, en las diferentes modalidades de financiamiento, ya que en el pasado se les imponían obras y hasta constructoras para su ejecución, indicó el coordinador general de los Módulos de Desarrollo Sustentable, Benjamín Robles Montoya.
Refirió que en las administraciones pasadas la mezcla de recursos era en la mayoría de los casos una apariencia, por lo irrisorio de los montos que aportaban los gobernadores de ese entonces, pero además en donde se ejecutaba una obra grande muchas veces la autoridad municipal ni conocían del proyecto hasta que llegaba la constructora, iniciaba la obra y le informaba que le descontarían de sus participaciones municipales la parte que le correspondía al municipio poner.
“Así actuaban los gobiernos del pasado, los que empobrecieron a Oaxaca, con autoritarismo e impunidad, pero ahora las cosas han cambiado y las propias autoridades municipales reconocen la nueva forma en cómo Gabino Cué gobierna a nuestro estado, con respeto y transparencia”, enfatizó Robles Montoya.
Ahora refirió que para la integración de las llamadas mezclas de recursos -en donde en la mayoría de los más de 300 municipios beneficiados pondrá una tercera parte o menos del costo de una obra y el resto lo aportará el Gobierno del Estado- se instalaron mesas de trabajo con los presidentes municipales en donde se consensó el tipo de obra a financiar bajo este esquema.
“Para el gobierno ciudadano de Gabino Cué la prioridad fue la atención a la demanda de obra de infraestructura básica, como es agua, drenaje, saneamiento, electrificación, pavimentación de calles, caminos, centros de abasto comunitario o de almacenamiento de alimentos, de salud y educación”, precisó el representante gubernamental.
Dijo que en estas reuniones de trabajo hubo autoridades municipales que presentaron solicitudes para el mejoramiento, ampliación o construcción de palacios municipales, auditorios, techado de canchas deportivas, entre otras obras no prioritarias, en donde el Gobierno del Estado fue claro que únicamente intervendría en aquellas que tengan como objetivo elevar la calidad de vida de la comunidad.
“Somos respetuosos de la autonomía municipal y en ese sentido el Gobierno del Estado no intervendrá en las obras que con recursos propios hagan los ayuntamientos y la gestión de recursos que tengan que realizar ante otras instancias”, reiteró Benjamín Robles.