OAXACA, Oax. 10 de septiembre de 2013 (Quadratín).- El Gobernador Gabino Cué Monteagudo hizo un llamado respetuoso a los padres de familia, maestros y autoridades municipales para actuar con prudencia y cordura en el momento de iniciar las clases, a fin de garantizar la seguridad para todas las partes “para que no se vaya a dar una confrontación entre padres de familia y maestros”.

Entrevistado en el marco de la firma del Acuerdo Estatal “Por una Vida Libre de Violencia de Género”, el Jefe del Poder Ejecutivo indicó que el Gobierno del Estado ha fungido como mediador para que el magisterio oaxaqueño inicie su actividad docente y administrativa lo antes posible, “por eso la importancia de que este regreso a clases sea a la brevedad y lo hagamos actuando con civilidad, concordia y prudencia”.

Cué Monteagudo informó que desde hace dos semanas sostiene reuniones de trabajo en la Ciudad de México con el Subsecretario de Gobierno de la Secretaría de Gobernación, Luis Miranda, así como con la Comisión Ampliada de la Sección 22 de la CNTE, a fin de atender las demandas planteadas por los maestros oaxaqueños y alcanzar los acuerdos que permitan iniciar el ciclo escolar 2013-2014 en beneficio de más de un millón 300 mil niñas, niños y jóvenes.

“Es necesario hacer un compromiso firme entre maestros y padres de familia, para que sean éstos últimos los principales observadores de que Gobierno y magisterio, cumplan con su obligación de garantizar el derecho a la educación de las niñas y niños de Oaxaca”, aseguró.

En este marco, el Gobernador Cué Monteagudo reiteró nuevamente el llamado a los maestros y maestras de Oaxaca para que depongan su actitud y eviten seguir retrasando el inicio del ciclo escolar en las más de 13 mil escuelas asentadas en la entidad.

El Ejecutivo Estatal dejó en claro que su administración determinó no autorizar el bono de inicio de ciclo escolar a los mentores, hasta en tanto no se inicien las clases en las escuelas de la entidad, así como suspender los pagos correspondientes, “los cuales se harán solamente con un acuerdo previo y un compromiso signado con los trabajadores de la educación, a fin de garantizar la reposición de clases o bien, la ampliación del calendario escolar”.