Huatulco, Oax. 31 de agosto 2010 (Quadratín).- El delegado del Instituto Estatal de Protección Civil (IEPC) en Huatulco, Gabriel Pimentel Velásquez, informó que el fuerte oleaje registrado durante la madrugada de este martes causó daños materiales a siete palapas y la erosión de la playa en un tramo de aproximadamente 600 metros, en la población de Zipolite, Pochutla.
Las lluvias que también afectaron la línea costera desde esta madrugada ocasionaron esta mañana el corte de la circulación vehicular sobre la carretera federal 200 por la crecida de arroyos y ríos, a la altura del poblado de Río Grande, municipio de San Pedro Tututepec.
En entrevista telefónica Pimentel Velásquez aseveró que la fuerte marejada, conocida también como mar de fondo, provocó que el muro de contención del restaurante Zipolipas se desprendiera por completo y fuera arrastrado hacia el mar, sin que se reporten personas heridas o desaparecidas.
Una franja de la playa de unos 20 metros de ancho y 600 metros de largo fue erosionada como consecuencia de este fenómeno, lo que ocasionó que se formaran en la playa taludes de dos y hasta tres metros de altura, añadió el funcionario que se encontraba esta tarde la zona afectada de Zipolite.
Pimentel Velásquez aseguró que personal del 54 Batallón de Infantería y elementos de Protección Civil de Pochutla y Huatulco apoyan a los lugareños para poner a salvo sus pertenencias y rescatar algunos materiales de construcción como polines, tablas, mesas sillas.
En el transcurso de las últimas horas la marejada ha provocado la formación de olas de hasta tres o cuatro metros de altura que impactan en la playa, aunque el delegado de Protección Civil sostuvo que hasta ahora sólo en Zipolite se han registrados daños materiales
En tanto, decenas de automóviles y camiones han quedado varados sobre la carretera federal 200, a la altura del kilómetro 125, debido a que la corriente de los arroyos cortó la carpeta asfáltica, a la altura de Río Grande, Tututepec.