OAXACA, Oax., 9 de julio de 2019.- “Las cárceles surgen bajo la perspectiva que dentro de ellas las personas que delinquen dejen de hacerlo, pero se ha probado por doscientos años de experiencia carcelaria que sucede lo contrario”, aseguró Fernando Tenorio Tagle, profesor investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE).

En un comunicado se informó que al dictar la conferencia magistral “La cárcel y el control del delito” dirigida a magistradas, magistrados, juezas, jueces, personal jurisdiccional y ciudadanía en general, el también profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana, campus Azcapotzalco, apuntó que las condiciones actuales de las cárceles mexicanas, así como las de otros países, generan que la reintegración social no se lleva a cabo de manera satisfactoria, por el contrario, los reclusos aprenden fácilmente aquellas habilidades asociadas con más conductas delictivas o violentas, por lo que al ser puestos en libertad la posibilidad de reincidencia o de reclutamiento por parte de grupos criminales aumenta.

“Las cárceles se hicieron para cambiar al delincuente, sin embargo, se ha probado por doscientos años de experiencia carcelaria, que sucede lo contrario” destacó Tenorio Tagle.

Asimismo, el catedrático afirmó que la cárcel representa un alto costo social económico que no se traduce en un proceso de reinserción real por lo que urge implementar reformas al sistema penitenciario que permitan modificar las tendencias de crecimiento actuales de la población carcelaria y así controlar también las consecuencias asociadas.

Por lo anterior, enfatizó que es necesario replantear el sistema de sanciones y hacer un uso responsable de la prisión como medida extrema, haciendo una revisión profunda de nuestra legislación penal y eliminar la sanción carcelaria para algunos delitos no graves, ya que se ha abusado de este recurso como castigo y lejos de ser una pena para aquellos individuos que presentan una amenaza potencial a la sociedad, la prisión se ha convertido en una salida fácil de las autoridades para lidiar con las violaciones a la ley, sin importar su tipo o carácter.

El aumento significativo en los niveles de violencia e inseguridad en nuestros días ha exigido una respuesta firme a favor de la justicia y la paz social, por lo que la cárcel sigue siendo un castigo en el imaginario colectivo, sin embargo las condiciones en las que éstas se encuentran no garantizan su labor de reinserción independientemente del delito cometido.

Para concluir con su participación, Tenorio Tagle agradeció la invitación realizada por el director de la Escuela Judicial, Maestro Pedro Celestino Guzmán Rodriguez y celebró que la actual administración del Poder judicial del Estado, encabezada por la magistrada María Eugenia Villanueva Abraján, realice eventos que propician la reflexión, capacitación y especialización en materia penal.