OAXACA, Oax. 22 de marzo de 2020.- En Oaxaca, ni sana distancia ni prudencia política.

Justo en la crisis por el Covid 19 y las recomendaciones sanitarias, la subsecretaria de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), Amairani Morales Valenzuela, se apuntó para ir en busca de la dirigencia del PRI.

En su cuenta de Twitter, la ex funcionaria que fue nombrada el 16 de agosto de 2018 en medio de cuestionamientos por su perfil administrativo más que médico, anunció este domingo el registro de su fórmula.

Solicitó su registro junto con el empresario Eduardo Rojas, un político priista que ya estuvo en la función pública.

Ambos estuvieron arropados con el jefe político del PRI, Alejandro Avilés Álvarez, quien funge de facto como dirigente del PRI ante el vacío de Jorge González.

Fue un acto masivo, aunque apenas el 14 de marzo, en un comunicado de prensa, este partido anunció que suspendería sus actos de este corte.

Aquí hubo abrazos, cercanía en exceso y muestras de que el eventual riesgo de la pandemia es lo que menos importa.

Primero su partido, su elección interna y después la salud, ya que justo en época de crisis la ex funcionaria deja este espacio sin precisar si renunció al cargo o sigue en el mismo durante su salto a lo político.

De acuerdo con el último corte de los SSO, en Oaxaca han sido notificados 31 casos sospechosos de Covid 19, de los cuales solo 2 resultaron positivo, 29 negativos y no hay sospechosos.

Los dos casos que dieron positivo a la prueba de Covid 19 se localizan en la región del Valle Central de Oaxaca.

Como parte de las medidas preventivas por posibles contagios, las autoridades han recomendado evitar eventos con gran cantidad de gente, así como medidas sanitarias como evitar contacto físico entre personas.

Estas recomendaciones parecieron ser ignoradas en el evento político realizado por el PRI para registrar aspirantes a la dirigencia del partido.