CIUDAD DE MÉXICO, 27 de marzo de 2020.- Margarita García tiene 101 años de edad y es parte del México que no puede parar de trabajar, con todo y la Fase 2 por la pandemia del nuevo coronavirus Covid 19.

Al menos cinco días por semana, llega desde Valle de Chalco a la calle Correo Mayor del Centro Histórico de la Ciudad de México, entre Venustiano Carranza y Uruguay, a unos pasos de la Catedral Maronita y Santuario de San Chárbel Makhlouf, el santo ejemplo de una vida consagrada y mística, de acuerdo a la Iglesia Católica.

«De algo tiene uno que vivir, sacar algo y comer», platica resignada, pero con una vitalidad que le da para permanecer, si los policías de la zona se lo permiten, entre las 10 y 18 horas ofreciendo a los transeúntes bolsas de costal que vende por 15 pesos la pieza.

Margarita, al ser una mujer de la tercera edad, es de los grupos de mayor riesgo de complicaciones si se contagia con el nuevo virus que brotó en China, aunque no tiene obesidad y afirma que por fortuna no padece diabetes, hipertensión, ni alguna otra enfermedad que hasta ahora se sabe, son factores que inciden en la gravedad de los infectados de Covid 19.

Sigan leyendo aquí: Quadratín México