BOCA DEL RÍO, Ver., 18 de junio de 2019.- Emprendida a finales de diciembre de 2018, la lucha contra el robo de gasolinas del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, resultó ser la primera importante acción del nuevo gobierno que destacó la opinión nacional e internacional; sin embargo, conforme fue avanzado se presentaron incidentes que nublaron los datos duros del combate vs el mal llamado huachicol.

“Yo tenía como uno de los grandes aciertos del presidente López Obrador, pero conforme fue avanzado me di cuenta que algo no cuadraba y está en los números que supuestamente bajó del huachicol contra los indicadores de ventas del mismo PEMEX (Petróleos Mexicanos). Se supone que sí ya bajó el robo de gasolinas, se debería de vender más, pero los números dicen otra cosa diferente, de hecho durante el primer cuatrimestre de 2019 se vendieron 12 mil barriles diarios menos en comparación al mismo periodo en 2018. Algo no cuadra, verdad”, apunta el periodista Carlos Loret de Mola.

Refiere el periodista, que fuera entrevistado por los medios de comunicación de Veracruz previa su participación en la Convención Anual de ONEXPO (Organización Nacional de Expendedores de Petróleo) 2019, ahora duda que sí sea un acierto el combate al robo de gasolinas con tan solo observando las cifras que brinda la misma Secretaría de Energía del gobierno federal y de PEMEX, lamentándose que no se den los detalles diarios de las ventas de los hidrocarburos.

“Ya sabemos que para el presidente –Andrés Manuel López Obrador- tiene otros datos, pero sí acabaron con os huachicoleros, aunque no tengan aprehendidos de gran escala y bajó a 95 por ciento el huachicoleo ¿por qué no subieron las ventas o por lo menos normalizado como estaban el año pasado en el mismo periodo? En contraste hubo desabasto en varias regiones del país, hay menos combustible facturado por PEMEX, todavía peor, a Noticieros Televisa nos siguen llegando reportes de robos. Solo habría que fijarse que el presidente no da cifras, sí de cuantos ductos picaron, cuantos litros dejaron de extraer los delincuentes, pero no sobre el comparativo de lo que se evitó que robaran contra lo facturado”, detalla Carlos Loret de Mola.

En la lucha contra el robo de gasolinas emprendida por el sexenio de López Obrador se han detenido a 600 personas por presunción de cometer éste delito, de las cuales el mismo Ministerio Público Federal liberó 56.5 por ciento de los aprehendidos siendo que del resto que quedaron en detención preventiva se les inició proceso a solo 60 ciudadanos.

“Existe una red clandestina de abasto de gasolinas robadas paralela a la distribución formal que existe en el país que no son nuestras Estaciones de Servicio, es cierto, se mejoraron las ventas en algunas regiones pero nosotros – los agremiados a la ONEXPO- recibimos muchas presiones que difícilmente hay empresarios metidos en este problema”, indica Roberto Díaz de León, presidente de ONEXPO.

En la estrategia transversal emprendida por el gobierno federal, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público impuso como regulación preventiva la facturación diaria de las gasolinas despachadas por las Estaciones de Servicio que se compara contra los inventarios proveídos por PEMEX u otras petroleras con permiso de distribución de hidrocarburos líquidos.

“Recibimos dos mil 164 denuncias de todo el país, siendo la Ciudad de México con el mayor número con 364, luego le siguen el Estado de México con 338, Jalisco con 254 y Guanajuato con 122. Con la sorpresa que tuvimos 174 negativas de gasolineras para ser verificadas, es decir 6.8 por ciento del total para verificar de dos 379 Estaciones de Servicio, es más, a la vuelta de mi oficina había una que de pronto cerró y que íbamos a verificar.

DCIM\100GOPRO\G0467112.

Así como apenas la semana pasada apareció de la nada un ‘chango’o ‘rastrillo’durante unas verificaciones, digo apareció como arte de magia porque los dueños se hicieron los sorprendidos, ni modo que se metiera ahí solo ese aparato como si fuera una araña”, puntualiza Ricardo Sheffield Padilla, titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO).

En ese sentido, reconoce Sheffield Padilla que las empresas gasolineras que presuntamente están vinculadas con la venta de combustible robado a PEMEX, operan al margen de la ley y que falta mucho por hacer en este combate, por lo que ha sido un gran aliado los empresarios agremiados en la ONEXPO.

“Claro que persiste el robo de gasolinas y la venta ilegal que cada vez más el consumidor prefiere cargar combustible en nuestras Estaciones de Servicio porque saben que pueden dañar sus vehículos con huachicol, pero no ha bajado, incluso ahora están comprando gasolinas en Guatemala para cruzarla de forma ilegal a Chiapas; ahora hasta con eso tenemos que competir nosotros que pagamos impuestos, compramos de forma legal nuestro producto”, expresa un empresario de Chiapas.

En recorridos realizados por esta redacción en Santa María del Oro en Nayarit, Ocoyoacac en Estado de México, Teopisca en Chiapas, San Miguel Suchixtepec en Oaxaca, así como en Cosamaloapan en Veracruz, se constató sobre la venta de gasolinas e incluso diésel de forma irregular o presuntamente ilegal, claramente identificados por cartelones al pie de las carreteras nacionales. Durante un encuentro sostenido el año pasado con el área de seguridad de la refinería en Cadereyta, Nuevo León, el personal comentó que habían detectado tomas clandestinas a escasos metros del coloso petrolero, mismos que fueron encontrados por la tecnología que emplea PEMEX.

“Nosotros no tenemos apoyo de la autoridad, recibimos presiones de Hacienda y hasta de los delincuentes, tan solo el mes pasado me asaltaron 27 veces en la gasolinera, cuando fui a denunciar pese a que todos me decían que no lo hiciera, la Policía Federal me dijo que solo era un rasguñito que así la dejara”, denuncia una empresaria de Veracruz.

El problema del robo de gasolinas no escapa de otros países, siendo un caso de éxito el modelo aplicado para combatirlo en Guatemala donde pasaron de niveles críticos a un control de la distribución de hidrocarburos.

“Nosotros confiamos la guerra contra el robo de las gasolinas al presidente de nuestro país, incluso se llevó hasta al nivel del vicepresidente que era el encargado de esta estrategia, pero luego nos dimos cuenta que no bajaba el delito y que precisamente el mando estaba en ese nivel, por eso ejercimos presiones cayendo muchas cabezas en la cárcel. Ahora los empresarios somos los que estamos al muy vigilantes que ya no suceda más, por eso ya hay control en Guatemala”, revela Carlos Romero Corzo de AGEG Guatemala.

En el caso Tamaulipas para combatir el robo de hidrocarburos se coordinaron esfuerzos de forma interinstitucional entre el gobierno federal, estatal y municipal, además contando con la participación de los diferentes cuerpos de seguridad, obteniendo buenos resultados.