OAXACA, Oax. 7 de abril de 2018.- El conflicto interno en una comunidad indígena de Oaxaca ha propiciado un bloqueo que cumple este domingo ocho días.

No es la primera vez que la desidia de la Secretaría General de Gobierno permite que grupos locales afecten la economía.

En esta ocasión, nada han hecho por atender este conflicto que tiene su origen en la disputa de recursos y el poder político de San Juan Mazatlán, un municipio con 10 agencias.

La respuesta de la Segego ha sido responsabilizar en redes sociales al director del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), Adelfo Regino, a quien señalan de retrasar el diálogo.

Sin embargo, la ineficacia en la atención de los conflictos ha varado tráileres con mercancía, retrasado el traslado de pasajeros y el cierre intermitente hacia Veracruz y Chiapas.

La carretera que está cerrada es uno de los pasos obligados para pipas y tráileres que transportan perecederos y combustibles.

Nada ha importado al grupo que ha incurrido en actos delictivos al retener y amarrar a algunos conductores que han pedido el paso por el bloqueo.

En el sitio también se habla de cobros ilegales por parte de quienes bloquean cuando abren momentáneamente el tránsito.

Las personas que están en el bloqueo permanecen armados y han mostrado un comportamiento agresivo en la zona.

Se presentan como habitantes de 10 agencias municipales de San Juan Mazatlán, Mixes, pidiendo la destitución de un individuo identificado como Eleuterio Jiménez, presidente municipal de este lugar.

Aunque quienes transitan por esta vía nada tienen que ver con ese conflicto municipal han sufrido el resultado de la dejadez gubernamental.

Las fotografías del sitio muestran decenas de tráileres detenidos y vehículos que están prácticamente secuestrados por este grupo de inconformes.