Periferias postmodernas, perfiles para una nueva política

La terrible advertencia del genio Dante Alighieri: “Los confines más oscuros del infierno están reservados para aquellos que eligen mantenerse neutrales en tiempos de crisis moral”, ha suscitado incontables lecturas e infinitas reflexiones sobre la gravedad en la falta de compromiso político ante los siempre desafiantes retos de la convivencia humana. Y, si bien, la sentencia parece sencilla de entender, su sentido se enturbia cuando nos cuestionamos qué comprendemos por ‘crisis moral’.

En primer lugar, la polarización política y cultural que se experimenta casi en todos los rincones del mundo vemos que termina expresándose en agresivas campañas de odio y en mapas electorales cuyos colores evidencian la división. Los aguerridos ciudadanos seducidos por esta tensión y partícipes de dichas batallas podrían parecer satisfechos de no pertenecer a la esfera de la neutralidad porque, para ellos, la ‘crisis moral’ sería caer en el extremo opuesto de sus creencias e idiosincrasias.

Pongamos el ejemplo de la reciente tensión política en México: para un grupo de ciudadanos, el acto moral concreto significó apoyar la resistencia contra lo que creen simboliza un gobierno autoritario y dictatorial; en contraparte, otros ciudadanos consideraron que el acto moral justo era apoyar a un inusitado y largamente reprimido proyecto político por lo menos en su primer mandato. Sin embargo, la confusión entre política y moral podría estar nublando el juicio de ambos extremos.

Los actos políticos -nos recuerda Todorov en su imperdible Insumisos– tiene un fin específico y concreto, busca resultados inmediatos y tangibles; mientras, los actos morales se asocian a una dimensión universal de intenciones. Explica: “Un acto generoso, aunque no ofrezca un resultado inmediato sigue siendo un acto de virtud. En cambio, un acto político tiene un proyecto concreto que complacerá objetivamente si se realiza”.

Esta es la razón por la que las fuerzas políticas en México están tan complacidas con los resultados de la jornada electoral. Ambos extremos se congratulan de haber ganado, de sus particulares triunfos que no son sino resultados concretos de actos políticos. Por el contrario, el desazón y desconcierto de muchos de los partícipes de la polarizante batalla moral (es decir, quienes compraron y asimilaron uno u otro de los proyectos por considerar antiético o inmoral su opuesto) refleja que su pretendido ‘acto de virtud’ no fue sino la ignominiosa instrumentalización de la buena voluntad.

Los desgastados territorios políticos siguen exigiendo a los individuos fundirse con la misión que creen llevar a cabo; aunque su finalidad sea más pragmática que trascendente. Por ello, la naturaleza de las campañas y actos políticos permiten no sólo la resistencia o la promoción, sino la mentira y la agresividad, la trampa y el abuso.

Sin embargo, buena parte del electorado simplemente no desea involucrarse en dicha tensión ni por responsabilidad política ni por exigencia moral.

Y en ese gris y casi desconocido conjunto social podrían explicarse fenómenos tan peculiares como la elección de un vilipendiado humorista involuntario de la élite social y digital o el moderado éxito de un negocio político que vende integridad moral mediante ilícitos evidentes de influencers. Debemos ir reconociendo estos extraños perfiles políticos que parecen alucinantes despropósitos entre la preclara narrativa de héroes contra villanos y que, sin embargo, conectan con ese electorado que contempla de lejos la polarización.

Son, sin duda, indeseables ejemplos de la -permítase el terminajo- ‘despolarización’ que tantos anhelamos; no para reproducirlos sino para reconocer las narrativas que hablan de esa conversión política en la que los individuos opuestos y hostiles pueden integrarse en el espíritu de comunidad. Narrativas que van de la seducción a la parodia, pasando por la teatralidad, la autenticidad y el entretenimiento.

Es decir, fuera de la polarización política hay todo un horizonte de posibilidades, no sólo la dimensión de políticos tratando de obtener el poder con discursos demagógicos, hegemónicos o incendiarios. Diría el propio Tódorov: “Aún hay un lugar para una política que ofrezca un ideal que todos podamos compartir”. Concluyo con una intuición: Es sumamente probable que haya una generación de electores cuya idea de ‘crisis moral’ no se encuentra en los opuestos de las batallas políticas de sus mayores sino en la misma polarización en la que viven cómodamente sus padres y abuelos.

*Director VCNoticias.com

@monroyfelipe