OAXACA, Oax., 25 de octubre de 2020.- El juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Ricardo Pérez Manríquez, afirmó que la persistencia de la impunidad ha sido señalada con gran preocupación por la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión.

Durante su participación en la tercera y última jornada de la Desafíos ante la violencia y por la seguridad de Periodistas en tiempos de pandemia, el juez señaló que México es considerado uno de los países más peligrosos, con excepciones en el mundo, por los cientos de desapariciones de periodistas.

Detalló además que la reparación del daño a un periodista víctima de censura, agresión, homicidio u otro, no se debe limitar a la cuestión monetaria, sino los tribunales deben adoptar medidas que busquen garantías de no repetición y tener un impacto en la sociedad y su conjunto.

Explicó que de acuerdo con Instituto Belisario Domínguez del Senado Mexicano, el país tiene una impunidad del 99.7% en casos que tocan las agresiones y violaciones a derechos humanos de este sector de profesionales.

Mientras que el barómetro de Reporteros Sin Fronteras ubica a México en la posición 142 a nivel mundial en las agresiones cometidas hacia los productores de información.

De acuerdo con el juez, la situación que se padece en México en torno al tema se ve reflejado en los diversos informes de la relatoría especial de la libertad de expresión de la CIDH.

Explicó que la libertad de expresión es la piedra angular en la expresión misma de una sociedad democrática es indispensable para la formación de la opinión pública.

“Una sociedad bien informada cumple con el de dar opciones sobre la formación de sus opiniones”, expresó.

Basados en casos que lleva la CIDH como el asesino del periodista Nelsol Carvajal Carvajal y Familia vs Colombia, crimen motivado en el ejercicio de su profesión periodista.

Por su parte, Ana Cristina Ruedas, ex directora de Artículo 9, sostuvo que en México para investigar el crimen de un periodista, las Fiscalías cuestionan la calidad del periodismo que hacía sin considerar que en principio, muchos profesionales dado la precariedad económica en el país no tuvieron formación económica y trabajan de manera fusional.

Además de que estos crímenes se investigan los delitos de periodistas como del fuero común y no relacionados a susprofesión.

En este contexto, coincidieron en qué solo el diseño institucional debe garantizar la protección y vida de quienes ejercen está profesión, sobre todo el oficio periodístico debe ser considerados como significativo a la hora de emprender las líneas de investigación para esclarecer crímenes y agresiones.

Con esta intervención, concluyó la jornada que realizó la Red por la libertad de expresión contra la violencia a comunicadores, organismo que se constituyó hace dos años a raíz de la constantes casos graves y alarmantes registrados en México contra los periodistas.