CIUDAD DE MÉXICO, 3 de abril de 2020.- En la película de nombre “Chritopher Robin, un rencuentro maravilloso”, el oso Winnie Pooh pregunta a Christopher Robín: “¿Qué día es hoy?”, a lo que le responde: “hoy es hoy”, y el famoso personaje que gusta de miel remata: “mi día favorito”.

Ese es un ejemplo de la actitud con la que tenemos que enfrentar el confinamiento en casa ya no tan voluntario los que podemos. Se entiende que algunos otros deben seguir saliendo para enfrentar al invisible enemigo Covid-19, los miles de trabajadores del sector salud que merecen nuestro reconocimiento, así como los otros que están en labores de gobierno, seguridad, procuración de justicia, protección civil.

Así como también aquellos que viven al día y no tienen muchas opciones si no es afuera de sus hogares. Las crisis son a su vez una vitrina cristalinas que muestran la colección de injusticias y desigualdades sociales, que en nuestro México son muchas por desgracia.

La convivencia diaria también conlleva todo un reto, no en balde los índices de violencia intrafamiliar sobre todo contra la mujer y los niños debe ser un indicador con marca personal de parte de las autoridades, así como el de los robos, pues se combina la necesidad con la oportunidad.

Se requiere paciencia y prudencia. Nadie estaba preparado para esta crisis, ni el gobierno ni las familias ni las autoridades ni las empresas, es un verdadero descubrimiento intrapersonal, intrafamiliar, colectivo. Que a su vez también abre la puerta a nuevas opciones pues hemos descubierto a través de la ventana de internet posibilidades de aprendizaje y desarrollo, además de nuevos liderazgos espontáneos.

También hay los que hacen quedar mal a la sociedad, los que pese a ver la realidad siguen en las calles por gusto, exponiendo y exponiéndose, así como los desquehacerados que ahora se sabe que no ayudan pero empiezan a estorbar pues han incrementado las llamadas de bromas al 911, y eso no se vale.

Pese a todo, y quizá como en Alcohólicos Anónimos o Neuróticos Anónimos, o como quien empieza una dieta, o a dejar de fumar, lo mejor es pensar en una jornada a la vez, para que ese día sea, como diría el osito Winnie Pooh, nuestro día favorito.

@rvargapasaye