CIUDAD DE MÉXICO, 6 de agosto de 2018.- Por la probada represión con gases lacrimógenos y toletes en contra de mujeres y hombres, de distintos municipios, que se manifestaban alrededor del Congreso local, así como legisladores electos, el gobernador del estado de Hidalgo, Omar Fayad, podría ser llevado a juicio político.

En conferencia de prensa, en el Senado de la República, el presidente del Comité Ejecutivo Estatal de Morena en Hidalgo, Abraham Mendoza Zenteno, denunció este lunes las acciones de diputados salientes, de una mayoría predominantemente priistas, han llevado a cabo renuncias, nombramientos y renegociación de la deuda local.

Antes de concluir la 63 Legislatura local, reprobó que pretendan reformas la Ley Orgánica del Congreso local, mediante de la cual pretenden sea rotativa la Presidencia de la Junta de Gobierno.

Lo que está haciendo el gobierno es blindarse para tapar la corrupción que pudiera existir por parte de Omar Fayad, aseguró.

 

Sigan leyendo aquí: Quadratín México