SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 31 de agosto 2020.- Cuando el gobierno federal anunció que las clases serían virtuales, los funcionarios de la Secretaría de Educación Pública (SEP) no repararon que muchas familias viven en condiciones de pobreza que no les permitirán el acceso a las clases virtuales por falta de Internet, celulares, computadoras, televisiones y energía eléctrica.

Este es el triste panorama que están enfrentando los alumnos tanto en las ciudades como en las zonas rurales de nuestro país. Y es difícil pensar que en pleno siglo 21 en la capital potosina haya niños que no cuentan con los aparatos para poder seguir las clases, mientras que a otros afortunados sus padres les compraron computadoras y teléfonos móviles de última generación para que no batallen con las clases.

Chanita quiere ser abogada

La niña Yanira Yamileth Vázquez González cursa el segundo año de secundaria, vive en la colonia Real de Peñasco -en la zona rural de la capital potosina-, en medio de carencias y marginación.

Por la polvorienta avenida de esta colonia va caminando Chanita -como le llaman-, es alegre y optimista, su sueño es estudiar la carrera de Derecho aunque las circunstancias que vive son adversas para que pueda lograrlo; una de ellas es la falta de un aparato de televisión para poder tomar las clases. Trató de tomarlas en casa de su tía, pero fue imposible, pues solo cuenta con una televisión en la que tienen que tomar clases cinco niños desde preescolar, primaria y secundaria. Una compañera le pasó algunos apuntes de las tres clases que no ha podido tomar.

Siga leyendo aquí: https://bit.ly/31KibB2