OAXACA, Oax. 21 de noviembre de 2020.- La profesora de la Universidad del Istmo, Montserrat Sánchez Moreno señaló que los directivos de la Universidad del Istmo normalizan la violencia de género con sus decisiones y actuar en el caso de las tres denuncias de hostigamiento sexual que existen en contra del mismo número de profesores.

En entrevista dijo que desde el mes de septiembre cuando se informó de estos hechos, ha escalado una serie de hostigamiento y amenazas en contra de las alumnas que denunciaron; dos procesos están en manos de la Fiscalía de Oaxaca y otro de manera interna en la Universidad, lo que ha dejado en la impunidad este tipo de acciones.

Lo menos que se espera de las autoridades, explicó, es que se les suspenda el ejercicio de la docencia en tanto se realizan las investigaciones ya que la semana pasada, a instancia de los directivos de la institución, en una actividad académica se puso en el mismo lugar a la víctima y el presunto agresor.

¿Qué mensaje está enviando la Universidad con este tipo de situaciones?, esto ha demostrado que van a dar protección a los docentes que incurran en actos de violencia y eso no lo podemos permitir, indicó.

La profesora aseguró que seguirán dando la batalla para lograr un espacio libre de cualquier tipo de violencia pero en especial la de género, después de esta orquestación de acoso en contra de las denunciantes se está pretendiendo callar a las alumnas que sufren este tipo de situaciones, incluso “algunas están sufriendo acoso organizado por las propias autoridades de la institución”.

Sánchez Moreno destacó que como parte del encubrimiento de los presuntos agresores, está el despido de la profesora Virginia Ilescas, quien desde un principio brindó apoyo a las alumnas que denunciaron el acoso sexual y mediante un procedimiento interno justificaron su despido, pero ya se tiene el respaldo de otras instituciones y de organizaciones de la sociedad civil para que no se permita esta injusticia.

Agradeció dicho apoyo porque no es un problema de las alumnas y profesoras de la Universidad del Istmo, es un problema que tiene que ver con toda la sociedad y es muy importante estar vigilantes de esta problemática, que se discuta en los diferentes espacios y de esta manera evitar en la medida de lo posible que estas acciones se repitan porque desafortunadamente estas denuncias se encuentran prácticamente en cualquier institución educativa.

Todos tenemos la responsabilidad de sensibilizarnos al respecto y estar observando nuestro entorno porque todos podemos aportar para que esto ya no suceda por lo que pidió a las autoridades de esta Universidad a que rectifiquen su actitud.