OAXACA, Oax. 24 de noviembre de 2021.- El segundo tribunal colegiado en materia civil y administrativa del décimo tercer circuito del Poder Judicial de la Federación ordenó resarcir los daños a víctimas de 2006 y 2007.

Isaac Torres Carmona, presidente de la Liga Mexicana por los Derechos Humanos (Limedh) dijo que esta sentencia de amparo emitida sienta un importante precedente, si se cumple, en favor de las víctimas.

Este miércoles cerraron Avenida Juárez y tomaron simbólicamente los juzgados, en el marco del 15 aniversario del enfrentamiento del 25 de noviembre, acciones comandadas por el ex gobernador Ulises Ruiz y el ex presidente Felipe Calderón.

“La resolución sienta un precedente para víctimas de violaciones a derechos humanos, ordena al gobernador Alejandro Murat, para que a través de Contraloría, finque responsabilidades administrativas por las acusaciones hechas por parte del ministerio público”, expuso.

Es decir, aquellos que siendo parte del Estado presentaron denuncias ante el ministerio público por los delitos de sedición, asociación delictuosa, resistencia de particulares, ataques a las vías generales de comunicación y daños por incendio, entre otros.

La mayoría de las personas acusadas de estos delitos fueron torturadas y encarceladas, pero se logró demostrar su inocencia y ahora el gobierno de Oaxaca tiene la obligación de resarcir los daños.

Torres Carmona consideró que la sentencia emitida por el Poder Judicial de la Federación es justa y se coloca a la altura de las circunstancias por las que atraviesa el país.

“Es una resolución importante que camina sobre las transformaciones que está impulsando el gobierno federal”, mencionó en entrevista.

Como Limedh, expuso, saludan esta resolución por el derecho de las víctimas, sin embargo, consideró que por encima de la justicia prevalece la impunidad.

Como es el caso del ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, a quien ninguna autoridad ha llamado siquiera a declarar.

“Habría qué preguntarle a la Fiscalía General de la República, como al fiscal de Oaxaca, los que están obligados a garantizar el derecho a la justicia”.

El 2006, 2007, representan dolor, muchas familias que perdieron a sus seres queridos y recordar estos hechos para que no queden impunes, porque muchas personas fueron injustamente afectadas.