CIUDAD DE MÉXICO, 20 de julio de 2019.- El servicio de Interjet es pésimo. Este sábado llegaron los pasajeros del vuelo 7626, que deberían llegar la noche del viernes.

No solo los retrasaron, sino que la aerolínea, como casi siempre, no da explicación alguna.

Los pasajeros pasaron la noche en el aeropuerto, pues no les informaron de la cancelación del mismo a la hora programada.

El periodista José Ureña, en su portal  Teléfono rojo , da cuenta también de esta desagradable situación.

Los pasajeros tuvieron que tomar una de las salas para poder ser atendidos.

En vez de atenderlos, la aerolínea utilizó al menos en dos ocasiones a la Policía Federal para contenerlos.

La historia comenzó así:

Interjet vendió hasta llenar su avión para ls 21:00 horas a Oaxaca, pero luego lo fue posponiendo para distraer a los clientes haya la medianoche.

Subieron a la aeronave y cerca de las 24:00 los hizo descender porque, explicó el capitán, «el aeropuerto de Oaxaca se negó a dar servicio al vuelo.

Enojados, más de 120 usuarios acudieron al mostrador de Interjet en busca de una respuesta y se les prometió ponerles un avión especial para las 5:40 de este sábado.

Sin embargo, pasadas las seis de la mañana no había atención.

Y una vez más, como en la madrugada sabatina, los empleados de Interjet llamaron a agentes de la Policía Federal para que intimidaran y evitaran mayores protestas.

Pese a esta situación, los pasajeros retenidos durante toda la noche amenazaron con cerrar los accesos de las salas 25, 26, 27 y 28, todas usadas por Interjet.

La situación se tensó y más de 300 personas bloquearon los accesos a otras salas -por cierto la 27, de Volaris, con destino a Cancún- y sólo así lograron viajar… ¡casi 12 horas después del tiempo prometido!