OAXACA, Oax. 14 de enero de 2022.- El Grupo de Mujeres 8 de Marzo AC hizo un llamado para que se garantice la vida y seguridad de la activista Rogelia González ante las amenazas y actos intimidatorios que ha padecido.

En un posicionamiento pidieron a los tres órdenes de gobierno que se brinden las garantías necesarias principalmente a las mujeres defensoras de los derechos humanos.

Manifestaron su indignación ante los niveles de violencia que se han suscitado en los primeros días de este año 2022.

“Las mujeres defensoras de los derechos humanos no nos hemos rendido ante la violencia que permea el sistema patriarcal en nuestro país, en el estado de Oaxaca y en la región del istmo. Hemos acompañado la defensa de mujeres víctimas de violencias de alto riesgo, procesos de mujeres autoridades electas, víctimas de violencia política donde los tribunales han resuelto en favor de los derechos políticos de las mujeres”.

Detallaron que el 13 de enero hombres armados ingresaron al domicilio de la fundadora de esta organización, Rogelia González Ruiz, defensora de los derechos humanos por más de 25 años, en la ciudad de Juchitán.

De manera violenta ingresaron y se llevaron sus documentos personales y una computadora de trabajo con información del trabajo que se realiza por la defensa de los derechos humanos de las mujeres.

Recordaron que en diciembre de 2021 el Mecanismo de Defensoras y Defensores de Derechos Humanos ordenaron quitar las medias de seguridad en el espacio confidencial de protección para mujeres indígenas a partir de enero de 2022.

A estos niveles de violencia e inseguridad en la región de Istmo sumaron los recientes 3 feminicidios, que son un llamado de atención y claro ejemplo que se deben reforzar y hacer efectivas las medidas de protección para las mujeres y niñas de todo México.

“Cuando el Estado no responsabiliza a los autores de actos de violencia y la sociedad tolera expresa o tácitamente a dicha violencia, la impunidad no sólo alienta nuevos abusos, sino que también transmite el mensaje de que la violencia masculina contra la mujer es aceptable o normal”.

Señalaron que la lucha de las mujeres no ha sido fácil, “el sistema patriarcal y machista siempre trata de intimidarnos y de callarnos, las defensoras de derechos humanos no nos rendimos y seguiremos dando la lucha hasta que la dignidad se haga costumbre”.