CIUDAD DE MÉXICO, 1 de diciembre de 2019.- A un año de gobierno federal, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador refrendó su objetivo de lograr un objetivo superior: el bienestar general de la población en lo material y espiritual.

Algo que lo llena de orgullo por lo que implica de humanismo, destacó que cuando menos un programa para el bienestar llega a la mitad de los hogares mexicanos y hasta los pueblos indígenas.

Al manifestar su entusiasmo ante un Zócalo capitalino lleno de militantes, simpatizantes, organizaciones sectoriales, invitados especiales como legisladores y secretarios de Estado, López Obrador aseguró que el 95 por ciento de los hogares indígenas ya cuenta con un apoyo de un programa de bienestar y pronto llegarán al 100 por ciento.

“Porque por el bien de todos: primero los pobres”, reiteró el Presidente de México al referir que ocho millones de adultos mayores han recibido sus pensiones de dos mil 500 pesos bimestrales, el doble de lo que obtenían antes y dicho apoyo aumentará conforme a la inflación como está contemplado en el Presupuesto de Egresos para 2020, incluyendo tanto a quienes reciben una pensión contributiva como a quienes no tenían ningún ingreso.

A un año de gobierno, resaltó el apoyo a 790 personas con discapacidad, en especial a niñas y niños pobres, con una pensión de dos mil 550 pesos bimestrales y pronto se llegará a un millón para que no quede ningún menor de este sector sin recibir su apoyo gubernamental.

De los estudiantes pobres de preescolar, primaria y secundaria, el Primer Mandatario destacó el apoyo a becas de mil 600 pesos bimestrales; en el caso de los estudiantes de nivel medio superior el apoyo es universal. “Es un millón de veces mejor tener a los jóvenes estudiando que tenerlos en la calle”, expresó al enfatizar la educación como un derecho del pueblo.

A nivel universitario, detalló la ayuda a 300 mil jóvenes con becas de dos mil 400 pesos mensuales, para hacer un total de más de 10 millones de estudiantes que reciben una beca, lo que significa una inversión anual de 60 mil millones de pesos.

La gran mayoría de la población en situación de pobreza y comunidades apartadas no tiene acceso al sistema bancario, no obstante, para remediar esto el Gobierno de México ha creado el Banco del Bienestar cuyo propósito es dispersar recursos con tarjetas a beneficiarios de todos los programas sociales.

En 2020, dicho Banco pasará de 433 sucursales a 13 mil en todo el territorio nacional para ser la banca con la más amplia y mejor infraestructura que funcionarán en centros integradores.

Fuente: Quadratín México