CIUDAD DE MÉXICO, 1 de diciembre de 2019.- Todavía no ha habido crecimiento económico como se desea, pero existe una mejor distribución de la riqueza, admitió el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

En Ceremonia de su Primer Año de Gobierno, el titular del Ejecutivo federal señaló que el presupuesto público no se queda como era antes, en pocas manos, sino llega a la mayoría de la gente.

Sin embargo, calificó de finanzas sanas al registrar de enero a octubre un aumento en la recaudación de impuestos de 139 mil 699 millones en comparación con el mismo periodo del año pasado, es decir, 1.6 por ciento en términos reales. En octubre, la inflación anual la fijó en tres por ciento, “la más baja desde septiembre de 2016”. 

Durante el tiempo que lleva en el gobierno federal, Andrés Manuel López Obrador sostuvo que la moneda nacional se ha fortalecido en cuatro por ciento con relación al dólar estadounidense y la Bolsa de Valores se ha apreciado en dos por ciento.

En lo que considera su Cuarto Informe de Gobierno subrayó que a diferencia de otros inicios de sexenios no se han condonado impuestos a patrocinadores de campañas políticas, ni se ha privatizado bienes públicos, ni se ha declarado la guerra a nadie, solo a la corrupción y a la impunidad. 

“Hemos cumplido rigurosamente con todos los compromisos financieros; se han pagado sueldos, prestaciones, pensiones a trabajadores, se han entregado las participaciones a estados y municipios en tiempo y forma”, expresó ante militantes de Morena y simpatizantes del partido gobernante. 

En presencia de invitados especiales como sus hijos y su esposa Beatriz Gutiérrez Müller, López Obrador aseguró que se ha cumplido con reconocer y hacer frente a la enorme deuda que heredó su administración, que es de 10.8 billones de pesos, aunque hasta ahora solo se ha pagado de intereses 454 mil millones de pesos. 

Al destacar el apoyo de su política productiva para la economía popular y fortalecer el mercado interno e impulsar proyectos al desarrollo regional, refirió el fomento de la participación de la iniciativa privada e intensificar la captación de inversión extranjera.

En la misma vertiente resaltó las acciones para la recuperación del campo mediante la entrega directa de apoyos económicos para la siembra a dos millones 109 mil ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios, incluyendo a integrantes de comunidades indígenas y cultivadores de cañas y café. 

En el rubro de la migración reconoció: “que se oiga bien y que se oiga lejos, un factor principal para el fortalecimiento de la economía promovida desde abajo con la gente y para la gente ha sido la aportación de nuestros héroes vivientes, los migrantes mexicanos”, quienes en los primeros nueve meses de 2019 enviaron remesas a sus familiares 26 mil 980 millones de dólares.