OAXACA DE JUÁREZ, Oax., 21 de junio de 2021.- Al impartir la Conferencia Magistral «La Contradicción de la Teoría del Delito con el Proceso Penal Acusatorio Mexicano», a invitación del Poder Judicial del Estado, el Doctor Enrique Díaz Aranda, investigador titular del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), indicó que en el equilibrio del poder del Estado para sancionar, la presunción de inocencia es ese derecho humano con la cual los ciudadanos tienen un arma eficaz para evitar abusos.

“Cada uno de los y las operadoras del sistema de justicia tienen en su rol la gran facultad de alcanzar una verdadera impartición de justicia, en la que se condene únicamente a quienes les sea probada la comisión de un delito, afirmó, ante servidoras y servidores del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura.

De acuerdo a un comunicado de prensa, el destacado jurista mexicano en materia penal mencionó que la prisión preventiva oficiosa, ha constituido uno de los grandes retos a atender dentro del sistema de justicia en todo el país, ya que mantener en prisión a la persona imputada de haber cometido un delito, independientemente de si existen o no pruebas fehacientes en su contra, podría afectar a personas inocentes.

“Existen determinaciones judiciales que constituyen violaciones a los derechos humanos de las personas, como algunos casos de prisión preventiva que atentan directamente contra el principio de presunción de inocencia; estos deberían dar lugar a la intervención de instituciones para su debida protección; sin embargo, no lo han hecho porque esperan a que los procesos lleguen a su conclusión, y una justicia tardía ya no es justicia”, recalcó.

Por su parte, al dar la bienvenida al ponente, el titular del Poder Judicial del Estado, magistrado Eduardo Pinacho Sánchez, afirmó que los cambios de paradigma en el Derecho de las sociedades democráticas avanzadas, como son la protección  de los derechos fundamentales y la defensa de la libertad e  igualdad, han tenido efectos esperanzadores, pues se ha traducido en una renovada dimensión cívica y democrática en la enseñanza y formación de las y los jueces.

Puntualizó que la teoría del delito es una herramienta fundamental para el ejercicio profesional de fiscales, defensores y desde luego juzgadores, pues como método de análisis y garantía para el procesado, se ha malentendido como una materia no entrelazada con el proceso penal, pasando por alto que ambas se contemplan para existir y operar.

Con la ponencia magistral, la institución retomó de manera presencial, con las medidas y protocolos sanitarios establecidos y respetando la sana distancia, estas actividades académicas que contribuyen a fortalecer los conocimientos de servidoras y servidores públicos judiciales, así como al análisis de temas y casos actuales, además de continuar con su difusión en la modalidad virtual.

En el acto inaugural también estuvieron presentes el magistrado René Hernández Reyes, integrante de la Comisión Permanente para la Consolidación del Sistema Acusatorio del Poder Judicial del Estado, el maestro Héctor Humberto Vásquez Quevedo, director de la Escuela Judicial del Consejo de la Judicatura, así como magistrados, jueces y personal de las diferentes áreas de la institución que atendieron los protocolos sanitarios establecidos y la sana distancia.

El jurista Enrique Díaz Aranda es Doctor en Derecho penal por la Universidad Complutense de Madrid, España, Doctor en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México y cuenta con Postdoctorado en el Instituto de Ciencias Penales de la Universidad de Munich, Alemania.

La conferencia completa se encuentra disponible en las redes sociales de la institución y en el enlace:  https://bit.ly/2SeKW6U