CIUDAD DE MÉXICO, 14 de marzo de 2019.- Entre desacuerdos y pancartas de la oposición, PAN, PRI, PRD, y Movimiento Ciudadano, el Pleno de la Cámara de Diputados inició la discusión del dictamen por el que se reforman diversos artículos de la Constitución en materia de revocación de mandato y consulta popular, mismo que quedó pendiente desde noviembre de 2018, durante a la anterior legislatura.

Durante la discusión, legisladores del PRI, Movimiento Ciudadano y PRD desplegaron mantas y cartelones en contra del dictamen, pues aseguran que la revocación de mandato es una reelección disfrazada, mientras que la consulta popular, aseguraron que se está haciendo a modo de los intereses del Gobierno en turno.

En su oportunidad, la legisladora del PRD, Mónica Bautista subió a tribuna, escoltada de las mantas con la leyenda, Revocación Sí, Consultas a Modo, No, donde acusó que la aprobación de este dictamen es un recurso técnico implementado por parte del Gobierno federal para atraer militantes a su partido.

Reconoció el papel de las organizaciones civiles que permitieron, dijo, concretar el tránsito hacia una auténtica democracia participativa, sin embargo, manifestó que ésta no ha traído mejoras a la calidad de vida de los mexicanos, y propuso que se democraticen los términos de la consulta popular, así como especificar los términos para la revocación de mandato.

En tanto, Movimiento Ciudadano con la bancada en tribuna y con carteles que decían: REVOCACIÓN DE MANDATO: PRERROGATIVA CIUDADANA, NO DE GOBERNANTES, señalaron que con este dictamen, se busca atracar los procesos electorales que concurran con la consulta o la revocación de mandato.

Por lo que, afirmaron que este documento requiere de modificaciones, para evitar que el autoritarismo, se llegue a enmascarar en la democracia directa e irrumpa en la vida pública del país”, advirtió la diputada Ciudadana, Adriana Medina.

Siga leyendo en: Quadratín México