OAXACA, Oax. 13 de abril de 2017.- El arzobispo de Oaxaca, José Luis Chávez Botello, consideró que la Pascua es un llamado al servicio y a la humildad en cada uno de los aspectos de la vida cotidiana para hacer una mejor sociedad.

Al presidir la homilía con al que inicia el Triduo Pascual, en la Catedral de Oaxaca, dijo que algunos de nosotros quizá quedamos reprobados en ambas situaciones.

“Hemos perdido el sentido de muchas cosas, y muchas acciones que son fundamentales para la vida, que precisamente recoge la Pascua, su sentido fundamental”, comentó.

En su mensaje, dijo que la vida solo se disfruta dando, solo se es feliz sirviendo con amor y ese es el mensaje central de la Pascua.

“El momento más alegre es cuando alguien se nos da, nos muestra amor dándose y comienza con servicios generosos, no con otra intenciones, es lo que nos dejó el Señor ¿comprenden lo que acabo de hacer con ustedes?.

También recordó que es la misión del sacerdocio, aunque consideró que hemos fallado como sociedad en atender el mensaje de Jesús.

“Nos encuentra quitando vidas, con amenazas de guerra, bombazos, asesinatos, robos ¿y cuántos de ellos son bautizados? No se les educó, no supimos transmitir lo que el señor nos enseñó”, lamentó.

Cuántos jóvenes, dijo, están encadenados en la droga o enrolados en el crimen organizado, cuántos en un camino torcido.

“Abramos los ojos del corazón”, llamó, para ser guías, limpiando lo que está sucio, sirviendo, enderezando los caminos y principalmente, con el ejemplo.

“Si yo les he lavado los pies es para que ustedes se laven los pies los unos a otros”, expuso.

El triduo pascual comienza con la misa que presidió esta tarde el arzobispo de Oaxaca, en el que se rememora el lavatorio de pies y la última cena, la vigilia pascual y concluye con el domingo de Pascua.

Durante este período se vive la pasión y muerte de Jesús que en Oaxaca se realiza en diversas caracterizaciones, utilizando imágenes o en vivo.